Buscar

El Texto Bíblico on Facebook

16.06. ¿Intercesión por los pecados de los muertos? - I

En 2 Macabeos hay dos pasajes a los que se reconoce una gran importancia:

(1) en un caso se refiere a la expiación de los pecados dentro del sistema levítico;

(2) en el otro, a las posibilidades que tienen los difuntos de interceder ante Dios.


El primero de ellos se refiere a un relato que dice:

“Judas [Macabeo] reunió su ejército y fue a la ciudad de Adulam. Al acercarse el séptimo día de la semana, se purificaron según su costumbre y celebraron el día de reposo. Y como el tiempo urgía, los soldados de Judas fueron al día siguiente a recoger los cadáveres de los caídos en el combate, para enterrarlos junto a sus parientes en los sepulcros familiares. Pero debajo de la ropa de todos los muertos encontraron objetos consagrados a los ídolos de Jabnia, cosas que la ley no permite que tengan los judíos. Esto puso en claro a todos la causa de su muerte. Todos alabaron al Señor, justo juez, que descubre las cosas ocultas, e hicieron una oración para pedir a Dios que perdonara por completo el pecado que habían cometido. El valiente judas recomendó entonces a todos que se conservaran limpios de pecado, ya que habían visto con sus propios ojos lo sucedido a aquellos que habían caído a causa de su pecado. Después recogió unas dos mil monedas de plata y las envió a Jerusalén, para que se ofreciera un sacrificio por el pecado. Hizo una acción noble y justa, con miras a la resurrección. Si él no hubiera creído en la resurrección de los soldados muertos, hubiera sido innecesario e inútil orar por ellos. Pero, como tenía en cuenta que a los que morían piadosamente les aguardaba una gran recompensa, su intención era santa y piadosa. Por esto hizo ofrecer ese sacrificio por los muertos, para que Dios les perdonara su pecado” (cap. 12: 38- 45).

Si “el valiente Judas” ordenó que se hiciera un sacrificio expiatorio en Jerusalén por los muertos en batalla, y debido a su pecado, entonces nos encontramos frente a un hecho que no tiene paralelo ninguno en toda la Biblia. Esta ofrenda intercesora es algo completamente desconocido, ajeno a todo antecedente en la Palabra Santa.

Dios ordenó diferentes clases de sacrificios por medio de Moisés, los cuales debían ofrecerse de acuerdo a las varias clases de faltas y también según las diversas clases de personas que las cometían: individuos, o la congregación de Israel en conjunto.

En las Sagradas Escrituras se dieron exactas indicaciones en cuanto a esas ofrendas expiatorias.

Se detallan pecados

(1) “por yerro” del “sacerdote ungido” (Lev. 4: 2-12);
(2) de “toda la congregación” (vers. 13-21);
(3) de “un jefe” (vers. 22-26);
(4) de “alguna persona del pueblo” (vers. 27-35).

En los casos de que “alguno... llamado a testificar” no lo hacía (Lev. 5: 1), o que alguien hubiera tocado “cosa inmunda” (vers. 2-3) o que hubiere “jurado a la ligera” (vers. 4) se prescribían los mismos sacrificios y expiaciones (vers. 5-13).

Por “yerro en las cosas santas de Jehová” (vers. 15-16) y por pecado cometido no “a sabiendas”, se ordenaba la misma ofrenda (vers. 17-19).

Después se enumeran pecados más graves: “prevaricación” al robar, calumniar o jurar en falso, que requerían no sólo expiación sino también restitución (Lev. 6:2-7).

El resto del cap. 6 está dedicado a detallar minuciosamente cómo debían efectuarse los holocaustos, ofrendas y sacrificios por “el pecado” y por “la culpa”.

A continuación, la ley “del sacrificio por la culpa” es llamada “cosa muy santa’ (Lev. 7: 1); luego hay otras explicaciones formales siempre referentes a “una misma ley” (vers. 7) para los sacrificios por el pecado y por la culpa (vers. 2-20).

Los cap. 18, 19 y 20 de Levítico están destinados a especificar diversas clases de culpas, denominadas a veces “abominaciones”, que en algunos casos demandaban la muerte del culpable o de los culpables.

La minuciosidad en toda esta enumeración tenía el propósito de mostrar que el Dios Eterno había establecido todo un sistema ritual para que los transgresores pudieran hacer frente al problema del pecado, a fin de que se allegaran al “trono de la gracia” para obtener perdón.

Esta es la razón de las instrucciones y reglamentos exactos y minuciosos para todas las clases de sacrificios expiatorios que debían ofrecerse. Dios tuvo en cuenta personas, tipos de yerros, faltas, pecados, delitos y transgresiones más graves; así como también los días a veces señalados para ofrecerlos.

En todo este amplio sistema no hay una sola alusión a ceremonias o sacrificios de intercesión por los pecados de los muertos.

Sin excepción alguna, todo corresponde con el problema del pecado y las personas vivas. El propio pecador, fuera “jefe” o cualquier ‘persona del pueblo”, debía degollar con su mano la víctima expiatorio (Lev. 4: 22, 24, 27, 29).

El culpable debía demostrar - él y no otro - su arrepentimiento al efectuar lo que ordenaba el ritual de los sacrificios. Asimismo debía depositar su fe en la sangre de una víctima inocente, símbolo adecuado del perfecto Salvador venidero.

Esta realidad excluye toda posibilidad de que fuera eficaz un sacrificio - hecho por mano ajena - para expiar los pecados de los difuntos.