Buscar

El Texto Bíblico on Facebook

57.05. "Yehowah" en nombres compuestos

El nombre Yehowah aparece también en nombres compuestos que manifiestan más plenamente el poder redentor y preservador de Dios con relación a su pueblo.

Tal es la frase Yehowah-yir'eh, literalmente, "Dios verá" (Génesis 22: 14), que significa "Dios proveerá" (vers. 8). (La palabra "proveer" implica ver por adelantado.) El punto en el cual fue probada la fe de Abrahán no fue si Dios aparecería, sino si Dios proveería. Contiene la promesa de que Dios proveería el sacrificio necesario para la expiación. Este nombre compuesto es el fundamento mismo del plan de salvación.

En Eze. 48: 35 se encuentra la expresión: "Jehová-sama", que en hebreo se lee Yehowah shammah, y que significa "Jehová está allí". Esto sugiere la presenciade Jehová entre su pueblo. Al igual que la expresión usada por Agar respecto de Jehová, 'El-ra'i, que es literalmente "Dios que me ve" (Génesis 16: 13), éste es casi un título.

Otras frases descriptivas hebreas tienen un uso similar:

Yehowah-ro'i, "Jehová mi pastor" (Salmo 23: 1);

Yehowah-rop'eka, "Jehová tu médico" (Éxodo 15: 26);

Yehowah-tsideqenu, "Jehová nuestra justicia" (Jeremías 23: 6);

Yehowah-shalom, "Jehová paz" (Jueces 6: 24).

Todos estos títulos ayudan a expresar la parte que Dios desempeña en el plan de salvación.

Hay otros nombres que sugieren la lucha del creyente:

Yehowah-nes, "Jehová bandera". El sustantivo nes, "bandera", "señal", "estandarte", implica un punto en torno al cual se concentran las tropas.

El título Yehowah-tsebaoth, "Jehová de los Ejércitos" (por primera vez en 1 Samuel 1: 3), lo destaca como Comandante en jefe de todos los seres creados, como Aquel que llevará a toda su creación a la victoria final (Romanos 9: 29; Santiago 5: 4). Este título también aparece bajo la forma 'Elohim-tsebaoth (Salmo 80: 7, 14, 19; Amós 5: 27).

El título "Jehová de los ejércitos" es quizá el más sublime de los títulos divinos. Sugiere un pleno control y señorío sobre el universo entero. Un hermoso ejemplo de esto se halla en Salmo 24: 9, 10, donde se lee literalmente:"Levantad, puertas, vuestras cabezas; y levantaos, puertas de eternidad, y entrará el Rey de gloria. ¿Quién es este Rey de gloria? Jehová de los ejércitos; él es el Rey de la gloria" (cf. 2 Samuel 7: 26; Salmo 46: 7; 48: 8; Zacarías 2: 9).