Buscar

El Texto Bíblico on Facebook

Layil


Sustantivo Masculino


noche

234 veces
Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.

(2) Génesis 1:14
Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años,

(3) Génesis 1:16
 E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas.
y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno.

(5) Génesis 7:4
Porque pasados aún siete días, yo haré llover sobre la tierra cuarenta días y cuarenta nochesy raeré de sobre la faz de la tierra a todo ser viviente que hice.

(6) Génesis 7:12
y hubo lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches.

(7) Génesis 8:22
Mientras la tierra permanezca, no cesarán la sementera y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, y el día y la noche.

(8) Génesis 14:15 
Y cayó sobre ellos de noche, él y sus siervos, y les atacó, y les fue siguiendo hasta Hoba al norte de Damasco.

(9) Génesis 19:5
Y llamaron a Lot, y le dijeron: ¿Dónde están los varones que vinieron a ti esta noche? Sácalos, para que los conozcamos.

(10) Génesis 19:33 
Y dieron a beber vino a su padre aquella noche, y entró la mayor, y durmió con su padre; mas él no sintió cuándo se acostó ella, ni cuándo se levantó.

(11) Génesis 19:34
El día siguiente, dijo la mayor a la menor: He aquí, yo dormí la noche pasada con mi padre; démosle a beber vino también esta noche, y entra y duerme con él, para que conservemos de nuestro padre descendencia.

(12) Génesis 19:35
Y dieron a beber vino a su padre también aquella noche, y se levantó la menor, y durmió con él; pero él no echó de ver cuándo se acostó ella, ni cuándo se levantó.

(13) Génesis 20:3
Pero Dios vino a Abimelec en sueños de noche, y le dijo: He aquí, muerto eres, a causa de la mujer que has tomado, la cual es casada con marido.

(14) Génesis 26:24 
Y se le apareció Jehová aquella noche, y le dijo: Yo soy el Dios de Abraham tu padre; no temas, porque yo estoy contigo, y te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia por amor de Abraham mi siervo.

(15) Génesis 30:15
Y ella respondió: ¿Es poco que hayas tomado mi marido, sino que también te has de llevar las mandrágoras de mi hijo? Y dijo Raquel: Pues dormirá contigo esta noche por las mandrágoras de tu hijo.

(16) Génesis 30:16
Cuando, pues, Jacob volvía del campo a la tarde, salió Lea a él, y le dijo: Llégate a mí, porque a la verdad te he alquilado por las mandrágoras de mi hijo. Y durmió con ella aquella noche.

(17) Génesis 31:24
Y vino Dios a Labán arameo en sueños aquella noche, y le dijo: Guárdate que no hables a Jacob descomedidamente.

(18) Génesis 31:39
Nunca te traje lo arrebatado por las fieras: yo pagaba el daño; lo hurtado así de día como de noche, a mí me lo cobrabas.

(19) Génesis 31:40
De día me consumía el calor, y de noche la helada, y el sueño huía de mis ojos.

(20) Génesis 32:13 
Y durmió allí aquella noche, y tomó de lo que le vino a la mano un presente para su hermano Esaú:

(21) Génesis 32:21
Pasó, pues, el presente delante de él; y él durmió aquella noche en el campamento.

(22) Génesis 32:22
Y se levantó aquella noche, y tomó sus dos mujeres, y sus dos siervas, y sus once hijos, y pasó el vado de Jaboc.

(23) Génesis 40:5
Y ambos, el copero y el panadero del rey de Egipto, que estaban arrestados en la prisión, tuvieron un sueño, cada uno su propio sueño en una misma noche, cada uno con su propio significado.

(24) Génesis 41:11
Y él y yo tuvimos un sueño en la misma  noche, y cada sueño tenía su propio significado.

(25) Génesis 46:2
Y habló Dios a Israel en visiones de noche, y dijo: Jacob, Jacob. Y él respondió: Heme aquí.

(26) Éxodo 10:13
Y extendió Moisés su vara sobre la tierra de Egipto, y Jehová trajo un viento oriental sobre el país todo aquel día y toda aquella noche; y al venir la mañana el viento oriental trajo la langosta.

(27) Éxodo 11:4
Dijo, pues, Moisés: Jehová ha dicho así: A la medianoche yo saldré por en medio de Egipto,

(28) Éxodo 12:8
Y aquella noche comerán la carne asada al fuego, y panes sin levadura; con hierbas amargas lo comerán.

(29) Éxodo 12:12
Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias; y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo Jehová.

(30) Éxodo 12:29
Y aconteció que a la medianoche Jehová hirió a todo primogénito en la tierra de Egipto, desde el primogénito de Faraón que se sentaba sobre su trono hasta el primogénito del cautivo que estaba en la cárcel, y todo primogénito de los animales.

(31) Éxodo 12:30
Y se levantó aquella noche Faraón, él y todos sus siervos, y todos los egipcios; y hubo un gran clamor en Egipto, porque no había casa donde no hubiese un muerto.

(32) Éxodo 12:31
E hizo llamar a Moisés y a Aarón de noche, y les dijo: Salid de en medio de mi pueblo vosotros y los hijos de Israel, e id, servid a Jehová, como habéis dicho.

(33, 34) Éxodo 12:42
Es noche de guardar para Jehová, por haberlos sacado en ella de la tierra de Egipto. Esta noche deben guardarla para Jehová todos los hijos de Israel en sus generaciones.

(35, 36) Éxodo 13:21
Y Jehová iba delante de ellos de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que anduviesen de día y de noche.

(37) Éxodo 13:22
Nunca se apartó de delante del pueblo la columna de nube de día, ni de noche la columna de fuego.

(38, 39) Éxodo 14:20
e iba entre el campamento de los egipcios y el campamento de Israel; y era nube y tinieblas para aquéllos, y alumbraba a Israel de noche, y en toda aquella noche nunca se acercaron los unos a los otros.

(40) Éxodo 14:21
Y extendió Moisés su mano sobre el mar, e hizo Jehová que el mar se retirase por recio viento oriental toda aquella noche; y volvió el mar en seco, y las aguas quedaron divididas.

(41) Éxodo 24:18
Y entró Moisés en medio de la nube, y subió al monte; y estuvo Moisés en el monte cuarenta días y cuarenta noches.

(42) Éxodo 34:28
Y él estuvo allí con Jehová cuarenta días y cuarenta noches; no comió pan, ni bebió agua; y escribió en tablas las palabras del pacto, los diez mandamientos.

(43) Éxodo 40:38
Porque la nube de Jehová estaba de día sobre el tabernáculo, y el fuego estaba de noche sobre él, a vista de toda la casa de Israel, en todas sus jornadas.

(44) Levítico 6:9
Manda a Aarón y a sus hijos, y diles: Esta es la ley del holocausto: el holocausto estará sobre el fuego encendido sobre el altar toda la noche, hasta la mañana; el fuego del altar arderá en él.

(45) Levítico 8:35
A la puerta, pues, del tabernáculo de reunión estaréis día y noche por siete días, y guardaréis la ordenanza delante de Jehová, para que no muráis; porque así me ha sido mandado.

(46) Números 9:16
Así era continuamente: la nube lo cubría de día, y de noche la apariencia de fuego.

(47) Números 9:21
Y cuando la nube se detenía desde la tarde hasta la mañana, o cuando a la mañana la nube se levantaba, ellos partían; o si había estado un día, y a la noche la nube se levantaba, entonces partían.

(48) Números 11:9
Y cuando descendía el rocío sobre el campamento de noche, el maná descendía sobre él.

(49) Números 11:32
Entonces el pueblo estuvo levantado todo aquel día y toda la noche, y todo el día siguiente, y recogieron codornices; el que menos, recogió diez montones; y las tendieron para sí a lo largo alrededor del campamento.

(50) Números 14:1
Entonces toda la congregación gritó, y dio voces; y el pueblo lloró aquella noche.

(51) Números 14:14
y lo dirán a los habitantes de esta tierra, los cuales han oído que tú, oh Jehová, estabas en medio de este pueblo, que cara a cara aparecías tú, oh Jehová, y que tu nube estaba sobre ellos, y que de día ibas delante de ellos en columna de nube, y de noche en columna de fuego;

(52) Números 22:8
El les dijo: Reposad aquí esta noche, y yo os daré respuesta según Jehová me hablare. Así los príncipes de Moab se quedaron con Balaam.

(53) Números 22:19
Os ruego, por tanto, ahora, que reposéis aquí esta noche, para que yo sepa qué me vuelve a decir Jehová.

(54) Números 22:20
Y vino Dios a Balaam de noche, y le dijo: Si vinieron para llamarte estos hombres, levántate y vete con ellos; pero harás lo que yo te diga.

(55) Deuteronomio 1:33
quien iba delante de vosotros por el camino para reconoceros el lugar donde habíais de acampar, con fuego de noche para mostraros el camino por donde anduvieseis, y con nube de día.

(56) Deuteronomio 9:9
Cuando yo subí al monte para recibir las tablas de piedra, las tablas del pacto que Jehová hizo con vosotros, estuve entonces en el monte cuarenta días y cuarenta noches, sin comer pan ni beber agua;

(57) Deuteronomio 9:11
Sucedió al fin de los cuarenta días y cuarenta noches, que Jehová me dio las dos tablas de piedra, las tablas del pacto.

(58) Deuteronomio 9:18
Y me postré delante de Jehová como antes, cuarenta días y cuarenta noches; no comí pan ni bebí agua, a causa de todo vuestro pecado que habíais cometido haciendo el mal ante los ojos de Jehová para enojarlo.

(59) Deuteronomio 9:25
Me postré, pues, delante de Jehová; cuarenta días y cuarenta nocheestuve postrado, porque Jehová dijo que os había de destruir.

(60) Deuteronomio 10:10
Y yo estuve en el monte como los primeros días, cuarenta días y cuarenta noches; y
Jehová también me escuchó esta vez, y no quiso Jehová destruirte.

(61) Deuteronomio 16:1
Guardarás el mes de Abib, y harás pascua a Jehová tu Dios; porque en el mes de Abib te sacó Jehová tu Dios de Egipto, de noche.

(62) Deuteronomio 23:10
Si hubiere en medio de ti alguno que no fuere limpio, por razón de alguna impureza acontecida de noche, saldrá fuera del campamento, y no entrará en él.

(63) Deuteronomio 28:66
y tendrás tu vida como algo que pende delante de ti, y estarás temeroso de noche
y de día, y no tendrás seguridad de tu vida.

(64) Josué 1:8 
Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

(65) Josué 2:2 
Y fue dado aviso al rey de Jericó, diciendo: He aquí que hombres de los hijos de Israel han venido aquí esta noche para espiar la tierra.

(66) Josué 4:3 
y mandadles, diciendo: Tomad de aquí de en medio del Jordán, del lugar donde están
firmes los pies de los sacerdotes, doce piedras, las cuales pasaréis con vosotros, y levantadlas en el lugar donde habéis de pasar la 
noche.

(67) Josué 8:3 
Entonces se levantaron Josué y toda la gente de guerra, para subir contra Hai; y escogió Josué treinta mil hombres fuertes, los cuales envió de noche.

(68) Josué 8:9 
Entonces Josué los envió; y ellos se fueron a la emboscada, y se pusieron entre Bet-el y Hai, al occidente de Hai; y Josué se quedó aquella noche en medio del pueblo.

(69) Josué 8:13 
Así dispusieron al pueblo: todo el campamento al norte de la ciudad, y su emboscada al occidente de la ciudad, y Josué avanzó aquella noche hasta la mitad del valle.

(70) Josué 10:9 
Y Josué vino a ellos de repente, habiendo subido toda la noche desde Gilgal.

(71) Jueces 6:25 
Aconteció que la misma noche le dijo Jehová: Toma un toro del hato de tu padre, el segundo toro de siete años, y derriba el altar de Baal que tu padre tiene, y corta también la imagen de Asera que está junto a él;

(72) Jueces 6:27 
Entonces Gedeón tomó diez hombres de sus siervos, e hizo como Jehová le dijo. Mas temiendo hacerlo de día, por la familia de su padre y por los hombres de la ciudad, lo hizo de noche.

(73) Jueces 6:40 
Y aquella noche lo hizo Dios así; sólo el vellón quedó seco, y en toda la tierra hubo rocío.

(74) Jueces 7:9 
Aconteció que aquella noche Jehová le dijo: Levántate, y desciende al campamento; porque yo lo he entregado en tus manos.

(75) Jueces 9:32 
Levántate, pues, ahora de noche, tú y el pueblo que está contigo, y pon emboscadas en el campo.

(76) Jueces 9:34 
Levantándose, pues, de noche Abimelec y todo el pueblo que con él estaba, pusieron emboscada contra Siquem con cuatro compañías.

(77, 78) Jueces 16:2 
Y fue dicho a los de Gaza: Sansón ha venido acá. Y lo rodearon, y acecharon toda aquella noche a la puerta de la ciudad; y estuvieron callados toda aquella noche, diciendo: Hasta la luz de la mañana; entonces lo mataremos.

(79, 80) Jueces 16:3 
Mas Sansón durmió hasta la medianoche; y a la medianoche se levantó, y tomando las puertas de la ciudad con sus dos pilares y su cerrojo, se las echó al hombro, y se fue y las subió a la cumbre del monte que está delante de Hebrón.

(81) Jueces 19:25 
Mas aquellos hombres no le quisieron oír; por lo que tomando aquel hombre a su concubina, la sacó; y entraron a ella, y abusaron de ella toda la noche hasta la mañana, y la dejaron cuando apuntaba el alba.

(82) Jueces 20:5 
Y levantándose contra mí los de Gabaa, rodearon contra mí la casa por la noche, con idea de matarme, y a mi concubina la humillaron de tal manera que murió.

(83) Rut 1:12 
Volveos, hijas mías, e idos; porque yo ya soy vieja para tener marido. Y aunque dijese: Esperanza tengo, y esta noche estuviese con marido, y aun diese a luz hijos,

(84) Rut 3:2 
¿No es Booz nuestro pariente, con cuyas criadas tú has estado? He aquí que él avienta esta noche la parva de las cebadas.

(85) Rut 3:8 
Y aconteció que a la medianoche se estremeció aquel hombre, y se volvió; y he aquí, una mujer estaba acostada a sus pies.

(86) Rut 3:13 
Pasa aquí la noche, y cuando sea de día, si él te redimiere, bien, redímate; mas si él no te quisiere redimir, yo te redimiré, vive Jehová. Descansa, pues, hasta la mañana.

(87) 1 Samuel 14:34 
Además dijo Saúl: Esparcíos por el pueblo, y decidles que me traigan cada uno su vaca, y cada cual su oveja, y degolladlas aquí, y comed; y no pequéis contra Jehová comiendo la carne con la sangre. Y trajo todo el pueblo cada cual por su mano su vaca aquella noche, y las degollaron allí.

(88) 1 Samuel 14:36 
Y dijo Saúl: Descendamos de noche contra los filisteos, y los saquearemos hasta la mañana, y no dejaremos de ellos ninguno. Y ellos dijeron: Haz lo que bien te pareciere. Dijo luego el sacerdote: Acerquémonos aquí a Dios.

(89) 1 Samuel 15:11 
Me pesa haber puesto por rey a Saúl, porque se ha vuelto de en pos de mí, y no ha cumplido mis palabras. Y se apesadumbró Samuel, y clamó a Jehová toda aquella noche.

(90) 1 Samuel 15:16 
Entonces dijo Samuel a Saúl: Déjame declararte lo que Jehová me ha dicho esta noche. Y él le respondió: Di.

(91) 1 Samuel 19:10 
Y Saúl procuró enclavar a David con la lanza a la pared, pero él se apartó de delante de Saúl, el cual hirió con la lanza en la pared; y David huyó, y escapó aquella noche.

(92) 1 Samuel 19:11 
Saúl envió luego mensajeros a casa de David para que lo vigilasen, y lo matasen a la mañana. Mas Mical su mujer avisó a David, diciendo: Si no salvas tu vida esta noche, mañana serás muerto.

(93) 1 Samuel 19:24 
Y él también se despojó de sus vestidos, y profetizó igualmente delante de Samuel, y estuvo desnudo todo aquel día y toda aquella noche. De aquí se dijo: ¿También Saúl entre los profetas?

(94) 1 Samuel 25:16 
Muro fueron para nosotros de día y de noche, todos los días que hemos estado con ellos apacentando las ovejas.

(95) 1 Samuel 26:7 
David, pues, y Abisai fueron de noche al ejército; y he aquí que Saúl estaba tendido durmiendo en el campamento, y su lanza clavada en tierra a su cabecera; y Abner y el ejército estaban tendidos alrededor de él.

(96) 1 Samuel 28:8 
Y se disfrazó Saúl, y se puso otros vestidos, y se fue con dos hombres, y vinieron a aquella mujer de noche; y él dijo: Yo te ruego que me adivines por el espíritu de adivinación, y me hagas subir a quien yo te dijere.

(97) 1 Samuel 28:20 
Entonces Saúl cayó en tierra cuan grande era, y tuvo gran temor por las palabras de Samuel; y estaba sin fuerzas, porque en todo aquel día y aquella noche no había comido pan.

(98) 1 Samuel 28:25 
Y lo trajo delante de Saúl y de sus siervos; y después de haber comido, se levantaron, y se fueron aquella noche.

(99) 1 Samuel 30:12 
Le dieron también un pedazo de masa de higos secos y dos racimos de pasas. Y luego que comió, volvió en él su espíritu; porque no había comido pan ni bebido agua en tres días y tres noches.

(100) 1 Samuel 31:12 
todos los hombres valientes se levantaron, y anduvieron toda aquella noche, y quitaron el cuerpo de Saúl y los cuerpos de sus hijos del muro de Bet-sán; y viniendo a Jabes, los quemaron allí.

(101) 2 Samuel 2:29 
Y Abner y los suyos caminaron por el Arabá toda aquella noche, y pasando el Jordán cruzaron por todo Bitrón y llegaron a Mahanaim.

(102) 2 Samuel 2:32 
Tomaron luego a Asael, y lo sepultaron en el sepulcro de su padre en Belén. Y caminaron toda aquella noche Joab y sus hombres, y les amaneció en Hebrón.

(103) 2 Samuel 4:7 
Cuando entraron en la casa, Is-boset dormía sobre su lecho en su cámara; y lo hirieron y lo mataron, y le cortaron la cabeza, y habiéndola tomado, caminaron toda la noche por el camino del Arabá.

(104) 2 Samuel 7:4 
Aconteció aquella noche, que vino palabra de Jehová a Natán, diciendo:

(105) 2 Samuel 17:1 
Entonces Ahitofel dijo a Absalón: Yo escogeré ahora doce mil hombres, y me levantaré y seguiré a David esta noche,

(106) 2 Samuel 17:16 
Por tanto, enviad inmediatamente y dad aviso a David, diciendo: No te quedes esta noche en los vados del desierto, sino pasa luego el Jordán, para que no sea destruido el rey y todo el pueblo que con él está.

(107) 2 Samuel 19:7 
Levántate pues, ahora, y ve afuera y habla bondadosamente a tus siervos; porque juro por Jehová que si no sales, no quedará ni un hombre contigo esta noche; y esto te será peor que todos los males que te han sobrevenido desde tu juventud hasta ahora.

(108) 2 Samuel 21:10 
Entonces Rizpa hija de Aja tomó una tela de cilicio y la tendió para sí sobre el peñasco, desde el principio de la siega hasta que llovió sobre ellos agua del cielo; y no dejó que ninguna ave del cielo se posase sobre ellos de día, ni fieras del campo de noche.

(109) 1 Reyes 3:5 
Y se le apareció Jehová a Salomón en Gabaón una noche en sueños, y le dijo Dios: Pide lo que quieras que yo te dé.

(110) 1 Reyes 3:19 
Y una noche el hijo de esta mujer murió, porque ella se acostó sobre él.


(111) 1 Reyes 3:20 
Y se levantó a medianoche y tomó a mi hijo de junto a mí, estando yo tu sierva durmiendo, y lo puso a su lado, y puso al lado mío su hijo muerto.

(112) 1 Reyes 8:29 
que estén tus ojos abiertos de noche y de día sobre esta casa, sobre este lugar del cual has dicho: Mi nombre estará allí; y que oigas la oración que tu siervo haga en este lugar.

(113) 1 Reyes 8:59 
Y estas mis palabras con que he orado delante de Jehová, estén cerca de Jehová nuestro Dios de día y de noche, para que él proteja la causa de su siervo y de su pueblo Israel, cada cosa en su tiempo;

(114) 1 Reyes 19:8
Se levantó, pues, y comió y bebió; y fortalecido con aquella comida caminó cuarenta días y cuarenta nochehasta Horeb, el monte de Dios.

(115) 2 Reyes 6:14
Entonces envió el rey allá gente de a caballo, y carros, y un gran ejército, los cuales vinieron de noche, y sitiaron la ciudad.

(116) 2 Reyes 7:12 
Y se levantó el rey de noche, y dijo a sus siervos: Yo os declararé lo que nos han hecho los sirios. Ellos saben que tenemos hambre, y han salido de las tiendas y se han escondido en el campo, diciendo: Cuando hayan salido de la ciudad, los tomaremos vivos, y entraremos en la ciudad.

(117) 2 Reyes 8:21 
Joram, por tanto, pasó a Zair, y todos sus carros con él; y levantándose de noche atacó a los de Edom, los cuales le habían sitiado, y a los capitanes de los carros; y el pueblo huyó a sus tiendas.

(118) 2 Reyes 19:35 
Y aconteció que aquella misma noche salió el ángel de Jehová, y mató en el campamento de los asirios a ciento ochenta y cinco mil; y cuando se levantaron por la mañana, he aquí que todo era cuerpos de muertos.

(119) 2 Reyes 25:4 
Abierta ya una brecha en el muro de la ciudad, huyeron de noche todos los hombres de guerra por el camino de la puerta que estaba entre los dos muros, junto a los huertos del rey, estando los caldeos alrededor de la ciudad; y el rey se fue por el camino del Arabá.

(120) 1 Crónicas 9:33 
También había cantores, jefes de familias de los levitas, los cuales moraban en las cámaras del templo, exentos de otros servicios, porque de día y de noche estaban en aquella obra.

(121) 1 Crónicas 17:3 
En aquella misma noche vino palabra de Dios a Natán, diciendo:

(122) 2 Crónicas 1:7 
Y aquella noche apareció Dios a Salomón y le dijo: Pídeme lo que quieras que yo te dé.

(123) 2 Crónicas 6:20 
Que tus ojos estén abiertos sobre esta casa
de día y de 
noche, sobre el lugar del cual dijiste: Mi nombre estará allí; que oigas la oración con que tu siervo ora en este lugar.

(124) 2 Crónicas 7:12 
Y apareció Jehová a Salomón de noche, y le dijo: Yo he oído tu oración, y he elegido para mí este lugar por casa de sacrificio.

(125) 2 Crónicas 21:9 
Entonces pasó Joram con sus príncipes, y todos sus carros; y se levantó de noche, y derrotó a los edomitas que le habían sitiado, y a todos los comandantes de sus carros.

(126) 2 Crónicas 35:14 
Después prepararon para ellos mismos y para los sacerdotes; porque los sacerdotes, hijos de Aarón, estuvieron ocupados hasta la noche en el sacrificio de los holocaustos y de las grosuras; por tanto, los levitas prepararon para ellos mismos y para los sacerdotes hijos de Aarón.

(127) Nehemías 1:6 
esté ahora atento tu oído y abiertos tus ojos para oír la oración de tu siervo, que hago ahora delante de ti día y noche, por los hijos de Israel tus siervos; y confieso los pecados de los hijos de Israel que hemos cometido contra ti; sí, yo y la casa de mi padre hemos pecado.

(128) Nehemías 2:12 
me levanté de noche, yo y unos pocos varones conmigo, y no declaré a hombre alguno lo que Dios había puesto en mi corazón que hiciese en Jerusalén; ni había cabalgadura conmigo, excepto la única en que yo cabalgaba.

(129) Nehemías 2:13 
Y salí de noche por la puerta del Valle hacia la fuente del Dragón y a la puerta del Muladar; y observé los muros de Jerusalén que estaban derribados, y sus puertas que estaban consumidas por el fuego.

(130) Nehemías 2:15 
Y subí de noche por el torrente y observé el muro, y di la vuelta y entré por la puerta del Valle, y me volví.

(131) Nehemías 4:9 
Entonces oramos a nuestro Dios, y por causa de ellos pusimos guarda contra ellos de día y de noche.

(132) Nehemías 4:22 
También dije entonces al pueblo: Cada uno con su criado permanezca dentro de Jerusalén, y de noche sirvan de centinela y de día en la obra.

(133) Nehemías 6:10 
Vine luego a casa de Semaías hijo de Delaía, hijo de Mehetabel, porque él estaba encerrado; el cual me dijo: Reunámonos en la casa de Dios, dentro del templo, y cerremos las puertas del templo, porque vienen para matarte; sí, esta noche vendrán a matarte.

(134) Nehemías 9:12 
Con columna de nube los guiaste de día, y con columna de fuego de noche, para alumbrarles el camino por donde habían de ir.

(135) Nehemías 9:19 
tú, con todo, por tus muchas misericordias no los abandonaste en el desierto. La columna de nube no se apartó de ellos de día, para guiarlos por el camino, ni de noche la columna de fuego, para alumbrarles el camino por el cual habían de ir.

(136) Ester 4:16 
Ve y reúne a todos los judíos que se hallan en Susa, y ayunad por mí, y no comáis ni bebáis en tres días, noche y día; yo también con mis doncellas ayunaré igualmente, y entonces entraré a ver al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca.

(137) Ester 6:1 
Aquella misma noche se le fue el sueño al rey, y dijo que le trajesen el libro de las memorias y crónicas, y que las leyeran en su presencia.

(138) Job 2:13 
Así se sentaron con él en tierra por siete días y siete noches, y ninguno le hablaba palabra, porque veían que su dolor era muy grande.

(139) Job 3:3 
Perezca el día en que yo nací, Y la noche en que se dijo: Varón es concebido.

(140) Job 3:6 
Ocupe aquella noche la oscuridad; No sea contada entre los días del año, Ni venga en el número de los meses.

(141) Job 3:7 
¡Oh, que fuera aquella noche solitaria, Que no viniera canción alguna en ella!

(142) Job 4:13 
En imaginaciones de visiones nocturnas, Cuando el sueño cae sobre los hombres,

(143) Job 5:14 
De día tropiezan con tinieblas, Y a mediodía andan a tientas como de noche.

(144) Job 7:3 
Así he recibido meses de calamidad, y noches de trabajo me dieron por cuenta.

(145) Job 17:12 
Pusieron la noche por día, y la luz se acorta delante de las tinieblas.

(146) Job 20:8 
Como sueño volará, y no será hallado, y se disipará como visión nocturna.

(147) Job 24:14 
A la luz se levanta el matador; mata al pobre y al necesitado, y de noche es como ladrón.

(148) Job 27:20 
Se apoderarán de él terrores como aguas; Torbellino lo arrebatará de noche.

(149) Job 30:17  
La noche taladra mis huesos, y los dolores que me roen no reposan.

(150) Job 33:15 
Por sueño, en visión nocturna, cuando el sueño cae sobre los hombres, cuando se adormecen sobre el lecho,

(151) Job 34:20 
En un momento morirán, y a medianoche se alborotarán los pueblos, y pasarán, y sin mano será quitado el poderoso.

(152) Job 34:25 
Por tanto, él hará notorias las obras de ellos, cuando los trastorne en la noche, y sean quebrantados.

(153) Job 35:10 
Y ninguno dice: ¿Dónde está Dios mi Hacedor, que da cánticos en la noche,

(154) Job 36:20 
No anheles la noche, En que los pueblos desaparecen de su lugar.

(155) Salmo 1:2 
Sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche.

(156) Salmo 6:6 
Me he consumido a fuerza de gemir; todas las noches inundo de llanto mi lecho, riego mi cama con mis lágrimas.

(157) Salmo 16:7 
Bendeciré a Jehová que me aconseja; Aun en las nocheme enseña mi conciencia.

(158) Salmo 17:3 
Tú has probado mi corazón, me has visitado de noche; me has puesto a prueba, y nada inicuo hallaste; he resuelto que mi boca no haga transgresión.

(159, 160) Salmo 19:2 
Un día emite palabra a otro día, y una noche a otra noche declara sabiduría.

(161) Salmo 22:2 
Dios mío, clamo de día, y no respondes; y de noche, y no hay para mí reposo.

(162) Salmo 32:4 
Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano; se volvió mi verdor en sequedades de verano.

(163) Salmo 42:3 
Fueron mis lágrimas mi pan de día y de noche, mientras me dicen todos los días: ¿Dónde está tu Dios?

(164) Salmo 42:8 
Pero de día mandará Jehová su misericordia, y de noche su cántico estará conmigo, y mi oración al Dios de mi vida.

(165) Salmo 55:10 
Día y noche la rodean sobre sus muros, e iniquidad y trabajo hay en medio de ella.

(166) Salmo 74:16 
Tuyo es el día, tuya también es la noche; tú estableciste la luna y el sol.

(167) Salmo 77:2 
Al Señor busqué en el día de mi angustia; alzaba a él mis manos de noche, sin descanso; mi alma rehusaba consuelo.

(168) Salmo 77:6 
Me acordaba de mis cánticos de noche; Meditaba en mi corazón, y mi espíritu inquiría:

(169) Salmo 78:14 
Les guió de día con nube, y toda la noche con resplandor de fuego.

(170) Salmo 88:1 
Oh Jehová, Dios de mi salvación, día y noche clamo delante de ti.

(171) Salmo 90:4 
Porque mil años delante de tus ojos son como el día de ayer, que pasó, y como una de las vigilias de la noche.

(172) Salmo 91:5 
No temerás el terror nocturnoni saeta que vuele de día,

(173) Salmo 92:2 
Anunciar por la mañana tu misericordia, y tu fidelidad cada noche,

(174) Salmo 104:20 
Pones las tinieblas, y es la noche; en ella corretean todas las bestias de la selva.

(175) Salmo 105:39 
Extendió una nube por cubierta, y fuego para alumbrar la noche.

(176) Salmo 119:55 
Me acordé en la noche de tu nombre, oh Jehová, y guardé tu ley.

(177) Salmo 119:62 
A medianoche me levanto para alabarte por tus justos juicios.

(178) Salmo 121:6 
El sol no te fatigará de día, ni la luna de noche.

(179) Salmo 134:1 
Mirad, bendecid a Jehová, vosotros todos los siervos de Jehová, los que en la casa de Jehová estáis por las noches.

(180) Salmo 136:9 
La luna y las estrellas para que señoreasen en la noche, porque para siempre es su misericordia.

(181) Salmo 139:11 
Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán; aun la noche resplandecerá alrededor de mí.

(182) Salmo 139:12 
Aun las tinieblas no encubren de ti, y la noche resplandece como el día; lo mismo te son las tinieblas que la luz.

(183) Proverbios 7:9 
A la tarde del día, cuando ya oscurecía, en la oscuridad y tinieblas de la noche.

(184) Proverbios  31:15 
Se levanta aun de noche y da comida a su familia y ración a sus criadas.

(185, 186) Proverbios  31:18 
Ve que van bien sus negocios; su lámpara no se apaga de noche.

(187) Eclesiastés 2:23 
Porque todos sus días no son sino dolores, y sus trabajos molestias; aun de noche su corazón no reposa. Esto también es vanidad.

(188) Eclesiastés 8:16 
Yo, pues, dediqué mi corazón a conocer sabiduría, y a ver la faena que se hace sobre la tierra (porque hay quien ni de noche ni de día ve sueño en sus ojos);

(189) Cantares 3:1 
Por las nochebusqué en mi lecho al que ama mi alma; lo busqué, y no lo hallé.

(190) Cantares 3:8 
Todos ellos tienen espadas, diestros en la guerra; cada uno su espada sobre su muslo, por los temores de la noche.

(191) Cantares 5:2 
Yo dormía, pero mi corazón velaba. Es la voz de mi amado que llama: Abreme, hermana mía, amiga mía, paloma mía, perfecta mía, porque mi cabeza está llena de rocío, mis cabellos de las gotas de la noche.

(192) Isaías 4:5 
Y creará Jehová sobre toda la morada del monte de Sion, y sobre los lugares de sus convocaciones, nube y oscuridad de día, y de noche resplandor de fuego que eche llamas; porque sobre toda gloria habrá un dosel,

(193, 194) Isaías 15:1 
Profecía sobre Moab. Cierto, de noche fue destruida Ar de Moab, puesta en silencio. Cierto, de noche fue destruida Kir de Moab, reducida a silencio.

(195) Isaías 16:3 
Reúne consejo, haz juicio; pon tu sombra en medio del día como la noche; esconde a los desterrados, no entregues a los que andan errantes.

(196) Isaías 21:8 
y gritó como un león: Señor, sobre la atalaya estoy yo continuamente de día, y las nocheenteras sobre mi guarda;

(197, 198) Isaías 21:11 
Profecía sobre Duma. Me dan voces de Seir: Guarda, ¿qué de la noche? Guarda, ¿qué de la noche?

(199) Isaías 21:12 
El guarda respondió: La mañana viene, y después la noche; preguntad si queréis, preguntad; volved, venid.

(200) Isaías 26:9 
Con mi alma te he deseado en la noche, y en tanto que me dure el espíritu dentro de mí, madrugaré a buscarte; porque luego que hay juicios tuyos en la tierra, los moradores del mundo aprenden justicia.

(201) Isaías 27:3 
Yo Jehová la guardo, cada momento la regaré; la guardaré de noche y de día, para que nadie la dañe.

(202) Isaías 28:19 
Luego que comience a pasar, él os arrebatará; porque de mañana en mañana pasará, de día y de noche; y será ciertamente espanto el entender lo oído.

(203) Isaías 29:7 
Y será como sueño de visión nocturna la multitud de todas las naciones que pelean contra Ariel, y todos los que pelean contra ella y su fortaleza, y los que la ponen en apretura.

(204) Isaías 30:29 
Vosotros tendréis cántico como de noche en que se celebra pascua, y alegría de corazón, como el que va con flauta para venir al monte de Jehová, al Fuerte de Israel.

(205) Isaías 34:10 
No se apagará de noche ni de día, perpetuamente subirá su humo; de generación en generación será asolada, nunca jamás pasará nadie por ella.

(206) Isaías 38:12 
Mi morada ha sido movida y traspasada de mí, como tienda de pastor. Como tejedor corté mi vida; me cortará con la enfermedad; me consumirás entre el día y la noche.

(207) Isaías 38:13 
Contaba yo hasta la mañana. Como un león molió todos mis huesos; de la mañana a la noche me acabarás.

(208) Isaías 60:11 
Tus puertas estarán de continuo abiertas; no se cerrarán de día ni de noche, para que a ti sean traídas las riquezas de las naciones, y conducidos a ti sus reyes.

(209) Isaías 62:6 
Sobre tus muros, oh Jerusalén, he puesto guardas; todo el día y toda la noche no callarán jamás. Los que os acordáis de Jehová, no reposéis,

(210) Jeremías 6:5 
Levantaos y asaltemos de noche, y destruyamos sus palacios.

(211) Jeremías 9:1 
¡Oh, si mi cabeza se hiciese aguas, y mis ojos fuentes de lágrimas, para que llore día y noche los muertos de la hija de mi pueblo!

(212) Jeremías 14:17 
Les dirás, pues, esta palabra: Derramen mis ojos lágrimas noche y día, y no cesen; porque de gran quebrantamiento es quebrantada la virgen hija de mi pueblo, de plaga muy dolorosa.

(213) Jeremías 16:13 
Por tanto, yo os arrojaré de esta tierra a una tierra que ni vosotros ni vuestros padres habéis conocido, y allá serviréis a dioses ajenos de día y de noche; porque no os mostraré clemencia.

(214) Jeremías 31:35 
Así ha dicho Jehová, que da el sol para luz del día, las leyes de la luna y de las estrellas para luz de la noche, que parte el mar, y braman sus ondas; Jehová de los ejércitos es su nombre:

(215, 216) Jeremías 33:20 
Así ha dicho Jehová: Si pudiereis invalidar mi pacto con el día y mi pacto con la noche, de tal manera que no haya día ni noche a su tiempo,

(217) Jeremías 33:25 
Así ha dicho Jehová: Si no permanece mi pacto con el día y la noche, si yo no he puesto las leyes del cielo y la tierra,

(218) Jeremías 36:30 
Por tanto, así ha dicho Jehová acerca de Joacim rey de Judá: No tendrá quien se siente sobre el trono de David; y su cuerpo será echado al calor del día y al hielo de la noche.

(219) Jeremías 39:4 
Y viéndolos Sedequías rey de Judá y todos los hombres de guerra, huyeron y salieron de noche de la ciudad por el camino del huerto del rey, por la puerta entre los dos muros; y salió el rey por el camino del Arabá.

(220) Jeremías 49:9 
Si vendimiadores hubieran venido contra ti, ¿no habrían dejado rebuscos? Si ladrones de noche, ¿no habrían tomado lo que les bastase?

(221) Jeremías 52:7 
Y fue abierta una brecha en el muro de la ciudad, y todos los hombres de guerra huyeron, y salieron de la ciudad de noche por el camino de la puerta entre los dos muros que había cerca del jardín del rey, y se fueron por el camino del Arabá, estando aún los caldeos junto a la ciudad alrededor.

(222) Lamentaciones 1:2 
Amargamente llora en la noche, y sus lágrimas están en sus mejillas. No tiene quien la consuele de todos sus amantes; todos sus amigos le faltaron, se le volvieron enemigos.

(223) Lamentaciones 2:18 
El corazón de ellos clamaba al Señor; Oh hija de Sion, echa lágrimas cual arroyo día y noche; No descanses, ni cesen las niñas de tus ojos.

(224) Lamentaciones 2:19 
Levántate, da voces en la noche, al comenzar las vigilias; derrama como agua tu corazón ante la presencia del Señor; alza tus manos a él implorando la vida de tus pequeñitos, que desfallecen de hambre en las entradas de todas las calles.

(225) Oseas 4:5 
Caerás por tanto en el día, y caerá también contigo el profeta de noche; y a tu madre destruiré.

(226) Oseas 7:6 
Aplicaron su corazón, semejante a un horno, a sus artificios; toda la noche duerme su hornero; a la mañana está encendido como llama de fuego.

(227) Amós 5:8 
buscad al que hace las Pléyades y el Orión, y vuelve las tinieblas en mañana, y hace oscurecer el día como noche; el que llama a las aguas del mar, y las derrama sobre la faz de la tierra; Jehová es su nombre;

(228) Abdías 1:5 
Si ladrones vinieran a ti, o robadores de noche (¡cómo has sido destruido!), ¿no hurtarían lo que les bastase? Si entraran a ti vendimiadores, ¿no dejarían algún rebusco?

(229) Jonás 1:17 
Pero Jehová tenía preparado un gran pez que tragase a Jonás; y estuvo Jonás en el vientre del pez tres días y tres noches.

(230, 231) Jonás 4:10 
Y dijo Jehová: Tuviste tú lástima de la calabacera, en la cual no trabajaste, ni tú la hiciste crecer; que en espacio de una noche nació, y en espacio de otra noche pereció.

(232) Miqueas 3:6 
Por tanto, de la profecía se os hará noche, y oscuridad del adivinar; y sobre los profetas se pondrá el sol, y el día se entenebrecerá sobre ellos.

(233) Zacarías 1:8 
Vi de noche, y he aquí un varón que cabalgaba sobre un caballo alazán, el cual estaba entre los mirtos que había en la hondura; y detrás de él había caballos alazanes, overos y blancos.

(234) Zacarías 14:7
Será un día, el cual es conocido de Jehová, que no será ni día ni noche; pero sucederá que al caer la tarde habrá luz.