Buscar

El Texto Bíblico on Facebook

Basar

Sustantivo Masculino


cuerpo, carne

270 veces

 (1) Génesis 2:21          
Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar.

(2, 3) Génesis  2:23
Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada.

(4) Génesis 2:24
Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

(5) Génesis 6:3
Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años.

(6) Génesis 6:12
Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra.

(7) Génesis 6:13           
Dijo, pues, Dios a Noé: He decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré con la tierra.

(8) Génesis 6:17
Y he aquí que yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra, para destruir toda carne en que haya espíritu de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra morirá.

(9) Génesis 6:19           
Y de todo lo que vive, de toda carne, dos de cada especie meterás en el arca, para que tengan vida contigo; macho y hembra serán.

(10) Génesis 7:15         
Vinieron, pues, con Noé al arca, de dos en dos de toda carne en que había espíritu de vida.

(11) Génesis 7:16
Y los que vinieron, macho y hembra de toda carne vinieron, como le había mandado Dios; y Jehová le cerró la puerta.

(12) Génesis 7:21         
Y murió toda carne que se mueve sobre la tierra, así de aves como de ganado y de bestias, y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra, y todo hombre.

(13) Génesis 8:17         
Todos los animales que están contigo de toda carne, de aves y de bestias y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra, sacarás contigo; y vayan por la tierra, y fructifiquen y multiplíquense sobre la tierra.

(14) Génesis 9:4           
Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis.

(15) Génesis 9:11         
Estableceré mi pacto con vosotros, y no exterminaré ya más toda carne con aguas de diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la tierra.

(16, 17) Génesis 9:15  
Y me acordaré del pacto mío, que hay entre mí y vosotros y todo ser viviente de toda carne; y no habrá más diluvio de aguas para destruir toda carne.

(18) Génesis 9:16        
Estará el arco en las nubes, y lo veré, y me acordaré del pacto perpetuo entre Dios y todo ser viviente, con toda carne que hay sobre la tierra.

(19) Génesis 9:17         
Dijo, pues, Dios a Noé: Esta es la señal del pacto que he establecido entre mí y toda carne que está sobre la tierra.

(20) Génesis 17:11       
Circuncidaréis, pues, la carne de vuestro prepucio, y será por señal del pacto entre mí y vosotros.

(21) Génesis 17:13       
Debe ser circuncidado el nacido en tu casa, y el comprado por tu dinero; y estará mi pacto en vuestra carne por pacto perpetuo.

(22) Génesis 17:14      
Y el varón incircunciso, el que no hubiere circuncidado la carne de su prepucio, aquella persona será cortada de su pueblo; ha violado mi pacto.

(23) Génesis 17:23      
Entonces tomó Abraham a Ismael su hijo, y a todos los siervos nacidos en su casa, y a todos los comprados por su dinero, a todo varón entre los domésticos de la casa de Abraham, y circuncidó la carne del prepucio de ellos en aquel mismo día, como Dios le había dicho.

(24) Génesis 17:24      
Era Abraham de edad de noventa y nueve años cuando circuncidó la carne de su prepucio.

(25) Génesis 17:25      
E Ismael su hijo era de trece años, cuando fue circuncidada la carne de su prepucio.

(26) Génesis 29:14     
Y Labán le dijo: Ciertamente hueso mío y carne mía eres. Y estuvo con él durante un mes.

(27) Génesis 37:27      
Venid, y vendámosle a los ismaelitas, y no sea nuestra mano sobre él; porque él es nuestro hermano, nuestra propia carne. Y sus hermanos convinieron con él.

(28) Génesis 40:19     
Al cabo de tres días quitará Faraón tu cabeza de sobre ti, y te hará colgar en la horca, y las aves comerán tu carne de sobre ti.

(29) Génesis 41:2        
y que del río subían siete vacas, hermosas a la vista, y muy gordas [de carne], y pacían en el prado.

(30) Génesis 41:3        
Y que tras ellas subían del río otras siete vacas de feo aspecto y enjutas de carne, y se pararon cerca de las vacas hermosas a la orilla del río;

(31) Génesis 41:4         
y que las vacas de feo aspecto y enjutas de carne devoraban a las siete vacas hermosas y muy gordas. Y despertó Faraón.

(32) Génesis 41:18      
y que del río subían siete vacas de gruesas carnes y hermosa apariencia, que pacían en el prado.

(33) Génesis 41:19      
Y que otras siete vacas subían después de ellas, flacas  y de muy feo aspecto; tan extenuadas*, que no he visto otras semejantes en fealdad en toda la tierra de Egipto. 
- "Pero he aquí, otras siete vacas subieron detrás de ellas, pobres, de muy mal aspecto y flacas*, de tal fealdad como yo nunca había visto en toda la tierra de Egipto." LBLA.
-  lit. *"flacas de carne".


(34) Éxodo 4:7              
Y dijo: Vuelve a meter tu mano en tu seno. Y él volvió a meter su mano en su seno; y al sacarla de nuevo del seno, he aquí que se había vuelto como la otra carne.

(35) Éxodo 12:8           
Y aquella noche comerán la carne asada al fuego, y panes sin levadura; con hierbas amargas lo comerán.

(36) Éxodo 12:46         
Se comerá en una casa, y no llevarás de aquella carne fuera de ella, ni quebraréis hueso suyo.

(37) Éxodo 16:3            
y les decían los hijos de Israel: Ojalá hubiéramos muerto por mano de Jehová en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos a las ollas de carne, cuando comíamos pan hasta saciarnos; pues nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta multitud.

(38) Éxodo 16:8
Dijo también Moisés: Jehová os dará en la tarde carne para comer, y en la mañana pan hasta saciaros; porque Jehová ha oído vuestras murmuraciones con que habéis murmurado contra él; porque nosotros, ¿qué somos? Vuestras murmuraciones no son contra nosotros, sino contra Jehová.

(39) Éxodo 16:12
Yo he oído las murmuraciones de los hijos de Israel; háblales, diciendo: Al caer la tarde comeréis carne, y por la mañana os saciaréis de pan, y sabréis que yo soy Jehová vuestro Dios.

(40) Éxodo 21:28
Si un buey acorneare a hombre o a mujer, y a causa de ello muriere, el buey será apedreado, y no será comida su carne; mas el dueño del buey será absuelto.

(41) Éxodo 22:31
Y me seréis varones santos. No comeréis carne destrozada por las fieras en el campo; a los perros la echaréis.

(42) Éxodo 28:42
Y les harás calzoncillos de lino para cubrir su desnudez*; serán desde los lomos hasta los muslos.  - *"la carne desnuda".

(43) Éxodo 29:14
Pero la carne del becerro, y su piel y su estiércol, los quemarás a fuego fuera del campamento; es ofrenda por el pecado.

(44) Éxodo 29:31         
Y tomarás el carnero de las consagraciones, y cocerás su carne en lugar santo.

(45) Éxodo 29:32        
Y Aarón y sus hijos comerán la carne del carnero, y el pan que estará en el canastillo, a la puerta del tabernáculo de reunión.

(46) Éxodo 29:34        
Y si sobrare hasta la mañana algo de la carne de las consagraciones y del pan, quemarás al fuego lo que hubiere sobrado; no se comerá, porque es cosa santa.

(47) Éxodo 30:32
Sobre carne de hombre no será derramado, ni haréis otro semejante, conforme a su composición; santo es, y por santo lo tendréis vosotros.

(48) Levítico 4:11
Y la piel del becerro, y toda su carne, con su cabeza, sus piernas, sus intestinos y su estiércol,

(49) Levítico 6:10        
Y el sacerdote se pondrá su vestidura de lino, y vestirá calzoncillos de lino sobre su cuerpo; y cuando el fuego hubiere consumido el holocausto, apartará él las cenizas de sobre el altar, y las pondrá junto al altar.

(50) Levítico 6:27       
Todo lo que tocare su carne, será santificado; y si salpicare su sangre sobre el vestido, lavarás aquello sobre que cayere, en lugar santo.

(51) Levítico 7:15         
Y la carne del sacrificio de paz en acción de gracias se comerá en el día que fuere ofrecida; no dejarán de ella nada para otro día.

(52) Levítico 7:17         
y lo que quedare de la carne del sacrificio hasta el tercer día, será quemado en el fuego.

(53) Levítico 7:18        
Si se comiere de la carne del sacrificio de paz al tercer día, el que lo ofreciere no será acepto, ni le será contado; abominación será, y la persona que de él comiere llevará su pecado.

(54, 55, 56) Levítico 7:19         
Y la carne que tocare alguna cosa inmunda, no se comerá; al fuego será quemada. Toda persona limpia podrá comer la carne;

(57) Levítico 7:20        
pero la persona que comiere la carne del sacrificio de paz, el cual es de Jehová, estando inmunda, aquella persona será cortada de entre su pueblo.

(58) Levítico 7:21        
Además, la persona que tocare alguna cosa inmunda, inmundicia de hombre, o animal inmundo, o cualquier abominación inmunda, y comiere la carne del sacrificio de paz, el cual es de Jehová, aquella persona será cortada de entre su pueblo.

(59) Levítico 8:17        
Mas el becerro, su piel, su carne y su estiércol, lo quemó al fuego fuera del campamento, como Jehová lo había mandado a Moisés.

(60) Levítico 8:31       
Y dijo Moisés a Aarón y a sus hijos: Hervid la carne a la puerta del tabernáculo de reunión; y comedla allí con el pan que está en el canastillo de las consagraciones, según yo he mandado, diciendo: Aarón y sus hijos la comerán.

(61) Levítico 8:32        
Y lo que sobre de la carne y del pan, lo quemaréis al fuego.

(62) Levítico 9:11         
Mas la carne y la piel las quemó al fuego fuera del campamento.

(63) Levítico 11:8        
De la carne de ellos no comeréis, ni tocaréis su cuerpo muerto; los tendréis por inmundos.

(64) Levítico 11:11       
Os serán, pues, abominación; de su carne no comeréis, y abominaréis sus cuerpos muertos.

(65) Levítico 12:3        
Y al octavo día se circuncidará al niño [en la carne de su prepucio].

(66, 67) Levítico 13:2 
Cuando el hombre tuviere en la piel de su cuerpo hinchazón, o erupción, o mancha blanca, y hubiere en la piel de su cuerpo como llaga de lepra, será traído a Aarón el sacerdote o a uno de sus hijos los sacerdotes.

(68, 69) Levítico 13:3
Y el sacerdote mirará la llaga en la piel del cuerpo; si el pelo en la llaga se ha vuelto blanco, y pareciere la llaga más profunda que la piel de la carne, llaga de lepra es; y el sacerdote le reconocerá, y le declarará inmundo.

(70) Levítico 13:4        
Y si en la piel de su cuerpo hubiere mancha blanca, pero que no pareciere más profunda que la piel, ni el pelo se hubiere vuelto blanco, entonces el sacerdote encerrará al llagado por siete días.

(71) Levítico 13:10       
Y éste lo mirará, y si apareciere tumor blanco en la piel, el cual haya mudado el color del pelo, y se descubre asimismo la carne viva,

(72) Levítico 13:11       
es lepra crónica en la piel de su cuerpo; y le declarará inmundo el sacerdote, y no le encerrará, porque es inmundo.

(73) Levítico 13:13
entonces éste le reconocerá; y si la lepra hubiere cubierto todo su cuerpo, declarará limpio al llagado; toda ella se ha vuelto blanca, y él es limpio.

(74) Levítico 13:14
Mas el día que apareciere en él la carne viva, será inmundo.

(75, 76) Levítico 13:15
Y el sacerdote mirará la carne viva, y lo declarará inmundo. Es inmunda la carne viva; es lepra.

(77) Levítico 13:16
Mas cuando la carne viva cambiare y se volviere blanca, entonces vendrá al sacerdote,

(78) Levítico 13:18
Y cuando en la piel de la carne hubiere divieso, y se sanare,

(79) Levítico 13:24      
Asimismo cuando hubiere en la piel del cuerpo quemadura de fuego, y hubiere en lo sanado del fuego mancha blanquecina, rojiza o blanca,

(80) Levítico 13:38    
Asimismo cuando el hombre o la mujer tuviere en la piel de su cuerpo manchas, manchas blancas,

(81) Levítico 13:39      
el sacerdote mirará, y si en la piel de su cuerpo aparecieren manchas blancas algo oscurecidas, es empeine que brotó en la piel; está limpia la persona.

(82) Levítico 13:43     
Entonces el sacerdote lo mirará, y si pareciere la hinchazón de la llaga blanca rojiza en su calva o en su antecalva, como el parecer de la lepra de la piel del cuerpo,

(83) Levítico 14:9
Y el séptimo día raerá todo el pelo de su cabeza, su barba y las cejas de sus ojos y todo su pelo, y lavará sus vestidos, y lavará su cuerpo en agua, y será limpio.

(84) Levítico 15:2
Hablad a los hijos de Israel y decidles: Cualquier varón, cuando tuviere flujo de semen*, será inmundo. - *"de la carne de él".

(85, 86) Levítico 15:3
Y esta será su inmundicia en su flujo: sea que su cuerpo destiló a causa de su flujo, o que [su cuerpo]  deje de destilar a causa de su flujo, él será inmundo.

(87) Levítico 15:7
Asimismo el que tocare el cuerpo del que tiene flujo, lavará sus vestidos, y a sí mismo se lavará con agua, y será inmundo hasta la noche.

(88) Levítico 15:13
Cuando se hubiere limpiado de su flujo el que tiene flujo, contará siete días desde su purificación, y lavará sus vestidos, y lavará su cuerpo en aguas corrientes, y será limpio.

(89) Levítico 15:16
Cuando el hombre tuviere emisión de semen, lavará en agua todo su cuerpo, y será inmundo hasta la noche.

(90) Levítico 15:19
Cuando la mujer tuviere flujo de sangre, y su flujo fuere en su cuerpo, siete días estará apartada; y cualquiera que la tocare será inmundo hasta la noche.

(91, 92) Levítico 16:4
Se vestirá la túnica santa de lino, y sobre su cuerpo tendrá calzoncillos de lino, y se ceñirá el cinto de lino, y con la mitra de lino se cubrirá. Son las santas vestiduras; con ellas se ha de vestir después de lavar su cuerpo con agua.

(93) Levítico 16:24
Lavará luego su cuerpo con agua en el lugar del santuario, y después de ponerse sus vestidos saldrá, y hará su holocausto, y el holocausto del pueblo, y hará la expiación por sí y por el pueblo.

(94) Levítico 16:26     
El que hubiere llevado el macho cabrío a Azazel, lavará sus vestidos, lavará también con agua su cuerpo, y después entrará en el campamento.

(95) Levítico 16:27      
Y sacarán fuera del campamento el becerro y el macho cabrío inmolados por el pecado, cuya sangre fue llevada al santuario para hacer la expiación; y quemarán en el fuego su piel, su carne y su estiércol.

(96) Levítico 16:28     
El que los quemare lavará sus vestidos, lavará también su cuerpo con agua, y después podrá entrar en el campamento.

(97) Levítico 17:11       
Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona.

(98, 99, 100) Levítico 17:14    
Porque la vida de toda carne es su sangre; por tanto, he dicho a los hijos de Israel: No comeréis la sangre de ninguna carne, porque la vida de toda carne es su sangre; cualquiera que la comiere será cortado.

(101) Levítico 17:16
Y si no los lavare, ni lavare su cuerpo, llevará su iniquidad.

(102) Levítico 18:6
Ningún varón se llegue a parienta próxima alguna, para descubrir su desnudez. Yo Jehová.

(103) Levítico 19:28
Y no haréis rasguños en vuestro cuerpo por un muerto, ni imprimiréis en vosotros señal alguna. Yo Jehová.

(104) Levítico 21:5
No harán tonsura en su cabeza, ni raerán la punta de su barba, ni en su carne harán rasguños.

(105) Levítico 22:6
la persona que lo tocare será inmunda hasta la noche, y no comerá de las cosas sagradas antes que haya lavado su cuerpo con agua.

(106) Levítico 25:49
O su tío o el hijo de su tío lo rescatará, o un pariente cercano de su familia lo rescatará; o si sus medios alcanzaren, él mismo se rescatará.

(107, 108) Levítico 26:29
Y comeréis la carne de vuestros hijos, y comeréis la carne de vuestras hijas.

(109) Números 8:7     
Así harás para expiación por ellos: Rocía sobre ellos el agua de la expiación, y haz pasar la navaja sobre todo su cuerpo, y lavarán sus vestidos, y serán purificados.

(110) Números 11:4
Y la gente extranjera que se mezcló con ellos tuvo un vivo deseo, y los hijos de Israel también volvieron a llorar y dijeron: ¡Quién nos diera a comer carne!

(111, 112) Números 11:13
¿De dónde conseguiré yo carne para dar a todo este pueblo? Porque lloran a mí, diciendo: Danos carne que comamos.

(113, 114, 115) Números 11:18
Pero al pueblo dirás: Santificaos para mañana, y comeréis carne; porque habéis llorado en oídos de Jehová, diciendo: ¡Quién nos diera a comer carne! ¡Ciertamente mejor nos iba en Egipto! Jehová, pues, os dará carne, y comeréis.

(116) Números 11:21
Entonces dijo Moisés: Seiscientos mil de a pie es el pueblo en medio del cual yo estoy; ¡y tú dices: Les daré carne, y comerán un mes entero!

(117) Números 11:33
Aún estaba la carne entre los dientes de ellos, antes que fuese masticada, cuando la ira de Jehová se encendió en el pueblo, e hirió Jehová al pueblo con una plaga muy grande.

(118) Números 12:12
No quede ella ahora como el que nace muerto, que al salir del vientre de su madre, tiene ya medio consumida su carne.

(119) Números 16:22
Y ellos se postraron sobre sus rostros, y dijeron: Dios, Dios de los espíritus de toda carne, ¿no es un solo hombre el que pecó? ¿Por qué airarte contra toda la congregación?

(120) Números 18:15
Todo lo que abre matriz, de toda carne que ofrecerán a Jehová, así de hombres como de animales, será tuyo; pero harás que se redima el primogénito del hombre; también harás redimir el primogénito de animal inmundo.

(121) Números 18:18
Y la carne de ellos será tuya; como el pecho de la ofrenda mecida y como la espaldilla derecha, será tuya.

(122) Números 19:5
y hará quemar la vaca ante sus ojos; su cuero y su carne y su sangre, con su estiércol, hará quemar.

(123) Números 19:7
El sacerdote lavará luego sus vestidos, lavará también su cuerpo con agua, y después entrará en el campamento; y será inmundo el sacerdote hasta la noche.

(124) Números 19:8
Asimismo el que la quemó lavará sus vestidos en agua, también lavará en agua su cuerpo, y será inmundo hasta la noche.

(125) Números 27:16
Ponga Jehová, Dios de los espíritus de toda carne, un varón sobre la congregación,

(126) Deuteronomio 5:26      
Porque ¿qué es el hombre, para que oiga la voz del Dios viviente que habla de en medio del fuego, como nosotros la oímos, y aún viva?

(127) Deuteronomio 12:15     
Con todo, podrás matar y comer carne en todas tus poblaciones conforme a tu deseo, según la bendición que Jehová tu Dios te haya dado; el inmundo y el limpio la podrá comer, como la de gacela o de ciervo.

(128, 129, 130) Deuteronomio 12:20
Cuando Jehová tu Dios ensanchare tu territorio, como él te ha dicho, y tú dijeres: Comeré carne, porque deseaste comerla [carne], conforme a lo que deseaste podrás comer [carne].
-  Cuando el SEÑOR tu Dios haya extendido tus fronteras como te ha prometido, y tú digas: "Comeré carne", porque deseas comer carne, entonces podrás comer carne, toda la que desees." LBLA.

(131) Deuteronomio 12:23
Solamente que te mantengas firme en no comer sangre; porque la sangre es la vida, y no comerás la vida juntamente con su carne.

(132, 133) Deuteronomio 12:27
y ofrecerás tus holocaustos, la carne y la sangre, sobre el altar de Jehová tu Dios; y la sangre de tus sacrificios será derramada sobre el altar de Jehová tu Dios, y podrás comer la carne.

(134) Deuteronomio 14:8
ni cerdo, porque tiene pezuña hendida, mas no rumia; os será inmundo. De la carne de éstos no comeréis, ni tocaréis sus cuerpos muertos.

(135) Deuteronomio 16:4
Y no se verá levadura contigo en todo tu territorio por siete días; y de la carne que matares en la tarde del primer día, no quedará hasta la mañana.

(136) Deuteronomio 28:53
Y comerás el fruto de tu vientre, la carne de tus hijos y de tus hijas que Jehová tu Dios te dio, en el sitio y en el apuro con que te angustiará tu enemigo.

(137) Deuteronomio 28:55
para no dar a alguno de ellos de la carne de sus hijos, que él comiere, por no haberle quedado nada, en el asedio y en el apuro con que tu enemigo te oprimirá en todas tus ciudades.

(138) Deuteronomio 32:42
Embriagaré de sangre mis saetas, Y mi espada devorará carne; en la sangre de los muertos y de los cautivos, en las cabezas de larga cabellera del enemigo.

(139) Jueces 6:19
Y entrando Gedeón, preparó un cabrito, y panes sin levadura de un efa de harina; y puso la carne en un canastillo, y el caldo en una olla, y sacándolo se lo presentó debajo de aquella encina.

(140) Jueces 6:20
Entonces el ángel de Dios le dijo: Toma la carne y los panes sin levadura, y ponlos sobre esta peña, y vierte el caldo. Y él lo hizo así.

(141, 142) Jueces 6:21
Y extendiendo el ángel de Jehová el báculo que tenía en su mano, tocó con la punta la carne y los panes sin levadura; y subió fuego de la peña, el cual consumió la carne y los panes sin levadura. Y el ángel de Jehová desapareció de su vista.

(143) Jueces 8:7
Y Gedeón dijo: Cuando Jehová haya entregado en mi mano a Zeba y a Zalmuna, yo trillaré vuestra carne con espinos y abrojos del desierto.

(144) Jueces 9:2
Yo os ruego que digáis en oídos de todos los de Siquem: ¿Qué os parece mejor, que os gobiernen setenta hombres, todos los hijos de Jerobaal, o que os gobierne un solo hombre? Acordaos que yo soy hueso vuestro, y carne vuestra.

(145) 1 Samuel 2:13
Y era costumbre de los sacerdotes con el pueblo, que cuando alguno ofrecía sacrificio, venía el criado del sacerdote mientras se cocía la carne, trayendo en su mano un garfio de tres dientes,

(146, 147) 1 Samuel 2:15
Asimismo, antes de quemar la grosura, venía el criado del sacerdote, y decía al que sacrificaba: Da carne que asar para el sacerdote; porque no tomará de ti carne cocida, sino cruda.

(148) 1 Samuel 17:44
Dijo luego el filisteo a David: Ven a mí, y daré tu carne a las aves del cielo y a las bestias del campo.

(149) 2 Samuel 5:1      
Vinieron todas las tribus de Israel a David en Hebrón y hablaron, diciendo: Henos aquí, hueso tuyo y carne tuya somos.

(150) 2 Samuel 19:12
Vosotros sois mis hermanos; mis huesos y mi carne sois. ¿Por qué, pues, seréis vosotros los postreros en hacer volver al rey?

(151) 2 Samuel 19:13
Asimismo diréis a Amasa: ¿No eres tú también hueso mío y carne mía? Así me haga Dios, y aun me añada, si no fueres general del ejército delante de mí para siempre, en lugar de Joab.

(152, 153) 1 Reyes 17:6
Y los cuervos le traían pan y carne por la mañana, y pan y carne por la tarde; y bebía del arroyo.

(154) 1 Reyes 19:21
Y se volvió, y tomó un par de bueyes y los mató, y con el arado de los bueyes coció la carne, y la dio al pueblo para que comiesen. Después se levantó y fue tras Elías, y le servía.

(155) 1 Reyes 21:27
Y sucedió que cuando Acab oyó estas palabras, rasgó sus vestidos y puso cilicio sobre su carne, ayunó, y durmió en cilicio, y anduvo humillado.

(156) 2 Reyes 4:34       
Después subió y se tendió sobre el niño, poniendo su boca sobre la boca de él, y sus ojos sobre sus ojos, y sus manos sobre las manos suyas; así se tendió sobre él, y el cuerpo del niño entró en calor.

(157) 2 Reyes 5:10       
Entonces Eliseo le envió un mensajero, diciendo: Ve y lávate siete veces en el Jordán, y tu carne se te restaurará, y serás limpio.

(158, 159) 2 Reyes 5:14             
El entonces descendió, y se zambulló siete veces en el Jordán, conforme a la palabra del varón de Dios; y su carne se volvió como la carne de un niño, y quedó limpio.

(160) 2 Reyes 6:30
Cuando el rey oyó las palabras de aquella mujer, rasgó sus vestidos, y pasó así por el muro; y el pueblo vio el cilicio que traía interiormente sobre su cuerpo.

(161) 2 Reyes 9:36
Y volvieron, y se lo dijeron. Y él dijo: Esta es la palabra de Dios, la cual él habló por medio de su siervo Elías tisbita, diciendo: En la heredad de Jezreel comerán los perros las carnes de Jezabel,

(162) 1 Crónicas 11:1
Entonces todo Israel se juntó a David en Hebrón, diciendo: He aquí nosotros somos tu hueso y tu carne.

(163) 2 Crónicas 32:8
Con él está el brazo de carne, mas con nosotros está Jehová nuestro Dios para ayudarnos y pelear nuestras batallas. Y el pueblo tuvo confianza en las palabras de Ezequías rey de Judá.

(164, 165) Nehemías 5:5
Ahora bien, nuestra carne es como la carne de nuestros hermanos, nuestros hijos como sus hijos; y he aquí que nosotros dimos nuestros hijos y nuestras hijas a servidumbre, y algunas de nuestras hijas lo están ya, y no tenemos posibilidad de rescatarlas, porque nuestras tierras y nuestras viñas son de otros.

(166) Job 2:5
Pero extiende ahora tu mano, y toca su hueso y su carne, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia.

(167) Job 4:15
Y al pasar un espíritu por delante de mí, hizo que se erizara el pelo de mi cuerpo.

(168) Job 6:12
¿Es mi fuerza la de las piedras, o es mi carne de bronce?

(169) Job 7:5
Mi carne está vestida de gusanos, y de costras de polvo; mi piel hendida y abominable.

(170) Job 10:4
¿Tienes tú acaso ojos de carne? ¿Ves tú como ve el hombre?

(171) Job 10:11
Me vestiste de piel y carne, y me tejiste con huesos y nervios.

(172) Job 12:10
En su mano está el alma de todo viviente, y el hálito de todo el género humano*.
- * "carne de hombre".

(173) Job 13:14
¿Por qué quitaré yo mi carne con mis dientes, y tomaré mi vida en mi mano?

(174) Job 14:22
Mas su carne sobre él se dolerá, y se entristecerá en él su alma.

(175) Job 19:20
Mi piel y mi carne se pegaron a mis huesos, y he escapado con sólo la piel de mis dientes.

(176) Job 19:22
¿Por qué me perseguís como Dios, y ni aun de mi carne os saciáis?

(177) Job 19:26
Y después de deshecha esta mi piel, en mi carne he de ver a Dios;

(178) Job 21:6
Aun yo mismo, cuando me acuerdo, me asombro, y el temblor estremece mi carne.

(179) Job 31:31
Si mis siervos no decían: ¿Quién no se ha saciado de su carne?

(180) Job 33:21
Su carne desfallece, de manera que no se ve, y sus huesos, que antes no se veían, aparecen.

(181) Job 33:25
Su carne será más tierna que la del niño, volverá a los días de su juventud.

(182) Job 34:15
Toda carne perecería juntamente, y el hombre volvería al polvo.

(183) Job 41:23
Las partes más flojas de su carne están endurecidas; están en él firmes, y no se mueven.

(184) Salmo 16:9
Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó mi alma; mi carne también reposará confiadamente;

(185) Salmo 27:2
Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos, para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron.

(186) Salmo 38:3
Nada hay sano en mi carne, a causa de tu ira; ni hay paz en mis huesos, a causa de mi pecado.

(187) Salmo 38:7
Porque mis lomos están llenos de ardor, y nada hay sano en mi carne.

(188) Salmo 50:13
¿He de comer yo carne de toros, o de beber sangre de machos cabríos?

(189) Salmo 56:4
En Dios alabaré su palabra; en Dios he confiado; no temeré; ¿Qué puede hacerme el hombre?

(190) Salmo 63:1
Dios, Dios mío eres tú; de madrugada te buscaré; mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, en tierra seca y árida donde no hay aguas,

(191) Salmo 65:2
Tú oyes la oración; a ti vendrá toda carne.

(192) Salmo 78:39      
Se acordó de que eran carne, soplo que va y no vuelve.

(193) Salmo 79:2         
Dieron los cuerpos de tus siervos por comida a las aves de los cielos, la carne de tus santos a las bestias de la tierra.

(194) Salmo 84:2
Anhela mi alma y aun ardientemente desea los atrios de Jehová; mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo.

(195) Salmo 102:5       
Por la voz de mi gemido mis huesos se han pegado a mi carne.

(196) Salmo 109:24    
Mis rodillas están debilitadas a causa del ayuno, y mi carne desfallece por falta de gordura.

(197) Salmo 119:120   
Mi carne se ha estremecido por temor de ti, y de tus juicios tengo miedo.

(198) Salmo 136:25    
El que da alimento a todo ser viviente, porque para siempre es su misericordia.

(199) Salmo 145:21     
La alabanza de Jehová proclamará mi boca; y todos* bendigan su santo nombre eternamente y para siempre.  - * "toda carne".
- "Mi boca proclamará la alabanza del SEÑOR; y toda carne bendecirá su santo nombre eternamente y para siempre." LBLA.

(200) Proverbios 4:22             
Porque son vida a los que las hallan, y medicina a todo su cuerpo.

(201) Proverbios 5:11
Y gimas al final, cuando se consuma tu carne y tu cuerpo,

(202) Proverbios 14:30
El corazón apacible es vida de la carne; mas la envidia es carcoma de los huesos.

(203) Proverbios 23:20          
No estés con los bebedores de vino, ni con los comedores de carne;

(204) Eclesiastés 2:3
Propuse en mi corazón agasajar mi carne con vino, y que anduviese mi corazón en sabiduría, con retención de la necedad, hasta ver cuál fuese el bien de los hijos de los hombres, en el cual se ocuparan debajo del cielo todos los días de su vida.

(205) Eclesiastés 4:5
El necio cruza sus manos y come su misma carne.

(206) Eclesiastés 5:6
No dejes que tu boca te haga pecar*, ni digas delante del ángel, que fue ignorancia. ¿Por qué harás que Dios se enoje a causa de tu voz, y que destruya la obra de tus manos? - *"haga pecar tu carne".

(207) Eclesiastés 11:10
Quita, pues, de tu corazón el enojo, y aparta de tu carne el mal; porque la adolescencia y la juventud son vanidad.

(208) Eclesiastés 12:12           
Ahora, hijo mío, a más de esto, sé amonestado. No hay fin de hacer muchos libros; y el mucho estudio es fatiga de la carne.

(209) Isaías 9:20        
Cada uno hurtará a la mano derecha, y tendrá hambre, y comerá a la izquierda, y no se saciará; cada cual comerá la carne de su brazo;

(210) Isaías 10:18       
La gloria de su bosque y de su campo fértil consumirá totalmente, alma y cuerpo, y vendrá a ser como abanderado en derrota.

(211) Isaías 17:4           
En aquel tiempo la gloria de Jacob se atenuará, y se enflaquecerá la grosura de su carne.

(212) Isaías 22:13       
y he aquí gozo y alegría, matando vacas y degollando ovejas, comiendo carne y bebiendo vino, diciendo: Comamos y bebamos, porque mañana moriremos.

(213) Isaías 31:3          
Y los egipcios hombres son, y no Dios; y sus caballos carne, y no espíritu; de manera que al extender Jehová su mano, caerá el ayudador y caerá el ayudado, y todos ellos desfallecerán a una.

(214) Isaías 40:5         
Y se manifestará la gloria de Jehová, y toda carne juntamente la verá; porque la boca de Jehová ha hablado.

(215) Isaías 40:6         
Voz que decía: Da voces. Y yo respondí: ¿Qué tengo que decir a voces? Que toda carne es hierba, y toda su gloria como flor del campo.

(216) Isaías 44:16       
Parte del leño quema en el fuego; con parte de él come carne, prepara un asado, y se sacia; después se calienta, y dice: ¡Oh! me he calentado, he visto el fuego;

(217) Isaías 44:19        
No discurre para consigo, no tiene sentido ni entendimiento para decir: Parte de esto quemé en el fuego, y sobre sus brasas cocí pan, asé carne, y la comí. ¿Haré del resto de él una abominación? ¿Me postraré delante de un tronco de árbol?

(218, 219) Isaías 49:26
Y a los que te despojaron haré comer sus propias carnes, y con su sangre serán embriagados como con vino; y conocerá todo hombre que yo Jehová soy Salvador tuyo y Redentor tuyo, el Fuerte de Jacob.

(220) Isaías 58:7
¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano?

(221) Isaías 65:4
que se quedan en los sepulcros, y en lugares escondidos pasan la noche; que comen carne de cerdo, y en sus ollas hay caldo de cosas inmundas;

(222) Isaías 66:16
Porque Jehová juzgará con fuego y con su espada a todo hombre; y los muertos de Jehová serán multiplicados.

(223) Isaías 66:17
Los que se santifican y los que se purifican en los huertos, unos tras otros, los que comen carne de cerdo y abominación y ratón, juntamente serán talados, dice Jehová.

(224) Isaías 66:23      
Y de mes en mes, y de día de reposo en día de reposo, vendrán todos* a adorar delante de mí, dijo Jehová. - *"toda carne".

(225) Isaías 66:24
Y saldrán, y verán los cadáveres de los hombres que se rebelaron contra mí; porque su gusano nunca morirá, ni su fuego se apagará, y serán abominables a todo hombre.

(226) Jeremías  7:21  
Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: Añadid vuestros holocaustos sobre vuestros sacrificios, y comed la carne.

(227) Jeremías 11:15 
¿Qué derecho tiene mi amada en mi casa, habiendo hecho muchas abominaciones? ¿Crees que los sacrificios y las carnes santificadas de las víctimas pueden evitarte el castigo? ¿Puedes gloriarte de eso?

(228) Jeremías 12:12
Sobre todas las alturas del desierto vinieron destruidores; porque la espada de Jehová devorará desde un extremo de la tierra hasta el otro; no habrá paz para ninguna carne.

(229) Jeremías 17:5
Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová.

(230, 231, 232) Jeremías 19:9
Y les haré comer la carne de sus hijos y la carne de sus hijas, y cada uno comerá la carne de su amigo, en el asedio y en el apuro con que los estrecharán sus enemigos y los que buscan sus vidas.

(233) Jeremías 25:31
Llegará el estruendo hasta el fin de la tierra, porque Jehová tiene juicio contra las naciones; él es el Juez de toda carne; entregará los impíos a espada, dice Jehová.

(234) Jeremías 32:27               
He aquí que yo soy Jehová, Dios de toda carne; ¿habrá algo que sea difícil para mí?

(235) Jeremías 45:5  
¿Y tú buscas para ti grandezas? No las busques; porque he aquí que yo traigo mal sobre toda carne, ha dicho Jehová; pero a ti te daré tu vida por botín en todos los lugares adonde fueres.

(236) Lamentaciones 3:4
Hizo envejecer mi carne y mi piel; quebrantó mis huesos;

(237) Ezequiel 4:14    
Y dije: ¡Ah, Señor Jehová! he aquí que mi alma no es inmunda, ni nunca desde mi juventud hasta este tiempo comí cosa mortecina ni despedazada, ni nunca en mi boca entró carne inmunda.

(238) Ezequiel 10:12 
Y todo su cuerpo, sus espaldas, sus manos, sus alas y las ruedas estaban llenos de ojos alrededor en sus cuatro ruedas.

(239) Ezequiel 11:3
los cuales dicen: No será tan pronto; edifiquemos casas; esta será la olla, y nosotros la carne.

(240) Ezequiel 11:7     
Por tanto, así ha dicho Jehová el Señor: Vuestros muertos que habéis puesto en medio de ella, ellos son la carne, y ella es la olla; mas yo os sacaré a vosotros de en medio de ella.

(241) Ezequiel 11:11    
La ciudad no os será por olla, ni vosotros seréis en medio de ella la carne; en los límites de Israel os juzgaré.

(242, 243) Ezequiel 11:19        
Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne,

(244) Ezequiel 16:26 
Y fornicaste con los hijos de Egipto, tus vecinos, gruesos de carnes; y aumentaste tus fornicaciones para enojarme.

(245) Ezequiel 20:48
Y verá toda carne que yo Jehová lo encendí; no se apagará.

(246) Ezequiel 21:4    
Y por cuanto he de cortar de ti al justo y al impío, por tanto, mi espada saldrá de su vaina contra toda carne, desde el sur hasta el norte.

(247) Ezequiel 21:5
Y sabrá toda carne que yo Jehová saqué mi espada de su vaina; no la envainaré más.

(248, 249) Ezequiel 23:20
Y se enamoró de sus rufianes, cuya lujuria¹ es como el ardor carnal² de los asnos, y cuyo flujo como flujo de caballos.

(250) Ezequiel 24:10
multiplicando la leña, y encendiendo el fuego para consumir la carne y hacer la salsa; y los huesos serán quemados.

(251) Ezequiel 32:5
Pondré tus carnes sobre los montes, y llenaré los valles de tus cadáveres.

(252, 253) Ezequiel 36:26      
Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.

(254) Ezequiel 37:6
Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová.

(255) Ezequiel 37:8
Y miré, y he aquí tendones sobre ellos, y la carne subió, y la piel cubrió por encima de ellos; pero no había en ellos espíritu.

(256) Ezequiel 39:17
Y tú, hijo de hombre, así ha dicho Jehová el Señor: Di a las aves de toda especie, y a toda fiera del campo: Juntaos, y venid; reuníos de todas partes a mi víctima que sacrifico para vosotros, un sacrificio grande sobre los montes de Israel; y comeréis carne y beberéis sangre.

(257) Ezequiel 39:18 
Comeréis carne de fuertes, y beberéis sangre de príncipes de la tierra; de carneros, de corderos, de machos cabríos, de bueyes y de toros, engordados todos en Basán.

(258) Ezequiel 40:43
Y adentro, ganchos, de un palmo menor, dispuestos en derredor; y sobre las mesas la carne de las víctimas.

(259) Ezequiel 44:7
de traer extranjeros, incircuncisos de corazón e incircuncisos de carne, para estar en mi santuario y para contaminar mi casa; de ofrecer mi pan, la grosura y la sangre, y de invalidar mi pacto con todas vuestras abominaciones.

(260) Ezequiel 44:9
Así ha dicho Jehová el Señor: Ningún hijo de extranjero, incircunciso de corazón e incircunciso de carne, entrará en mi santuario, de todos los hijos de extranjeros que están entre los hijos de Israel.

(261) Daniel 1:15
Y al cabo de los diez días pareció el rostro de ellos mejor y más robusto* que el de los otros muchachos que comían de la porción de la comida del rey. - "más gordos de carne".

(262) Daniel 10:3
No comí manjar delicado, ni entró en mi boca carne ni vino, ni me ungí con ungüento, hasta que se cumplieron las tres semanas.

(263) Oseas 8:13         
En los sacrificios de mis ofrendas sacrificaron carne, y comieron; no los quiso Jehová; ahora se acordará de su iniquidad, y castigará su pecado; ellos volverán a Egipto.

(264) Joel 2:28             
Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.

(265) Miqueas 3:3      
que coméis asimismo la carne de mi pueblo, y les desolláis su piel de sobre ellos, y les quebrantáis los huesos y los rompéis como para el caldero, y como carnes en olla.

(266) Hageo 2:12         
Si alguno llevare carne santificada en la falda de su ropa, y con el vuelo de ella tocare pan, o vianda, o vino, o aceite, o cualquier otra comida, ¿será santificada? Y respondieron los sacerdotes y dijeron: No.

(267) Zacarías 2:13
Calle toda carne delante de Jehová; porque él se ha levantado de su santa morada.

(268) Zacarías 11:9    
Y dije: No os apacentaré; la que muriere, que muera; y la que se perdiere, que se pierda; y las que quedaren, que cada una coma la carne de su compañera.

(269) Zacarías 11:16  
porque he aquí, yo levanto en la tierra a un pastor que no visitará las perdidas, ni buscará la pequeña, ni curará la perniquebrada, ni llevará la cansada a cuestas, sino que comerá la carne de la gorda, y romperá sus pezuñas.

(270) Zacarías 14:12 
Y esta será la plaga con que herirá Jehová a todos los pueblos que pelearon contra Jerusalén: la carne de ellos se corromperá estando ellos sobre sus pies, y se consumirán en las cuencas sus ojos, y la lengua se les deshará en su boca.