Buscar

El Texto Bíblico on Facebook

Chayah

Verbo




vivir
260 veces

(1) Génesis 5:3
vivió Adán ciento treinta años, y engendró un hijo a su semejanza, conforme a su imagen, y llamó su nombre Set.

(2) Génesis 5:6
Vivió Set ciento cinco años, y engendró a Enós.

(3) Génesis 5:7
vivió Set, después que engendró a Enós, ochocientos siete años, y engendró hijos e hijas.

(4) Génesis 5:9
Vivió Enós noventa años, y engendró a Cainán.

(5) Génesis 5:10
vivió Enós, después que engendró a Cainán, ochocientos quince años, y engendró hijos e hijas.

(6) Génesis 5:12
Vivió Cainán setenta años, y engendró a Mahalaleel.

(7) Génesis 5:13
vivió Cainán, después que engendró a Mahalaleel, ochocientos cuarenta años, y engendró hijos e hijas.

(8) Génesis 5:15
Vivió Mahalaleel sesenta y cinco años, y engendró a Jared.

(9) Génesis 5:16
vivió Mahalaleel, después que engendró a Jared, ochocientos treinta años, y engendró hijos e hijas.

(10) Génesis 5:18
Vivió Jared ciento sesenta y dos años, y engendró a Enoc.

(11) Génesis 5:19
vivió Jared, después que engendró a Enoc, ochocientos años, y engendró hijos e hijas.

(12) Génesis 5:21
Vivió Enoc sesenta y cinco años, y engendró a Matusalén.

(13) Génesis 5:25        
Vivió Matusalén ciento ochenta y siete años, y engendró a Lamec.

(14) Génesis 5:26        
vivió Matusalén, después que engendró a Lamec, setecientos ochenta y dos años, y engendró hijos e hijas.

(15) Génesis 5:28
Vivió Lamec ciento ochenta y dos años, y engendró un hijo;

(16) Génesis 5:30
vivió Lamec, después que engendró a Noé, quinientos noventa y cinco años, y engendró hijos e hijas.

(17) Génesis 6:19
Y de todo lo que vive, de toda carne, dos de cada especie meterás en el arca, para que tengan vida contigo; macho y hembra serán.

(18) Génesis 6:20
De las aves según su especie, y de las bestias según su especie, de todo reptil de la tierra según su especie, dos de cada especie entrarán contigo, para que tengan vida.

(19) Génesis 7:3
También de las aves de los cielos, siete parejas, macho y hembra, para conservar viva la especie sobre la faz de la tierra.

(20) Génesis 9:28
vivió Noé después del diluvio trescientos cincuenta años.

(21) Génesis 11:11        
vivió Sem, después que engendró a Arfaxad, quinientos años, y engendró hijos e hijas.

(22) Génesis 11:13       
vivió Arfaxad, después que engendró a Sala, cuatrocientos tres años, y engendró hijos e hijas.

(23) Génesis 11:15       
vivió Sala, después que engendró a Heber, cuatrocientos tres años, y engendró hijos e hijas.

(24) Génesis 11:16       
Heber vivió treinta y cuatro años, y engendró a Peleg.

(25) Génesis 11:17
vivió Heber, después que engendró a Peleg, cuatrocientos treinta años, y engendró hijos e hijas.

(26) Génesis 11:18
Peleg vivió treinta años, y engendró a Reu.

(27) Génesis 11:19
vivió Peleg, después que engendró a Reu, doscientos nueve años, y engendró hijos e hijas.

(28) Génesis 11:20
Reu vivió treinta y dos años, y engendró a Serug.

(29) Génesis 11:21
vivió Reu, después que engendró a Serug, doscientos siete años, y engendró hijos e hijas.

(30) Génesis 11:22
Serug vivió treinta años, y engendró a Nacor.

(31) Génesis 11:23
vivió Serug, después que engendró a Nacor, doscientos años, y engendró hijos e hijas.

(32) Génesis 11:24
Nacor vivió veintinueve años, y engendró a Taré.

(33) Génesis 11:25
vivió Nacor, después que engendró a Taré, ciento diecinueve años, y engendró hijos e hijas.

(34)  Génesis 11:26
Taré vivió setenta años, y engendró a Abram, a Nacor y a Harán.

(35) Génesis 12:12      
y cuando te vean los egipcios, dirán: Su mujer es; y me matarán a mí, y a ti te reservarán la vida.

(36) Génesis 12:13      
Ahora, pues, di que eres mi hermana, para que me vaya bien por causa tuya, y viva mi alma por causa de ti.

(37) Génesis 17:18      
Y dijo Abraham a Dios: Ojalá Ismael viva delante de ti.

(38) Génesis 19:19      
He aquí ahora ha hallado vuestro siervo gracia en vuestros ojos, y habéis engrandecido vuestra misericordia que habéis hecho conmigo dándome la vida; mas yo no podré escapar al monte, no sea que me alcance el mal, y muera.

(39) Génesis 19:20
He aquí ahora esta ciudad está cerca para huir allá, la cual es pequeña; dejadme escapar ahora allá (¿no es ella pequeña?), y salvaré mi vida.

(40) Génesis 19:32     
Ven, demos a beber vino a nuestro padre, y durmamos con él, y conservaremos de nuestro padre descendencia.

(41) Génesis 19:34      
El día siguiente, dijo la mayor a la menor: He aquí, yo dormí la noche pasada con mi padre; démosle a beber vino también esta noche, y entra y duerme con él, para que conservemos de nuestro padre descendencia.

(42) Génesis 20:7       
Ahora, pues, devuelve la mujer a su marido; porque es profeta, y orará por ti, y vivirás. Y si no la devolvieres, sabe que de cierto morirás tú, y todos los tuyos.

(43) Génesis 27:40     
Y por tu espada vivirás, y a tu hermano servirás; Y sucederá cuando te fortalezcas, Que descargarás su yugo de tu cerviz.

(44) Génesis 31:32     
Aquel en cuyo poder hallares tus dioses, no viva; delante de nuestros hermanos reconoce lo que yo tenga tuyo, y llévatelo. Jacob no sabía que Raquel los había hurtado.

(45) Génesis 42:2       
Y dijo: He aquí, yo he oído que hay víveres en Egipto; descended allá, y comprad de allí para nosotros, para que podamos vivir, y no muramos.

(46) Génesis 42:18     
Y al tercer día les dijo José: Haced esto, y vivid: Yo temo a Dios.

(47) Génesis 43:8       
Entonces Judá dijo a Israel su padre: Envía al joven conmigo, y nos levantaremos e iremos, a fin de que vivamos y no muramos nosotros, y tú, y nuestros niños.

(48) Génesis 45:7       
Y Dios me envió delante de vosotros, para preservaros posteridad sobre la tierra, y para darosvida por medio de gran liberación.

(49) Génesis 45:27     
Y ellos le contaron todas las palabras de José, que él les había hablado; y viendo Jacob los carros que José enviaba para llevarlo, su espíritu revivió.

(50) Génesis 47:19     
¿Por qué moriremos delante de tus ojos, así nosotros como nuestra tierra? Cómpranos a nosotros y a nuestra tierra por pan, y seremos nosotros y nuestra tierra siervos de Faraón; y danos semillapara que vivamos y no muramos, y no sea asolada la tierra.

(51) Génesis 47:25      
Y ellos respondieron: La vida nos has dado; hallemos gracia en ojos de nuestro señor, y seamos siervos de Faraón.

(52) Génesis 47:28     
vivió Jacob en la tierra de Egipto diecisiete años; y fueron los días de Jacob, los años de su vida, ciento cuarenta y siete años.

(53) Génesis 50:20    
Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy,para mantener en vida a mucho pueblo.

(54) Génesis 50:22    
Y habitó José en Egipto, él y la casa de su padre; y vivió José ciento diez años.

(55) Éxodo 1:17             
Pero las parteras temieron a Dios, y no hicieron como les mandó el rey de Egipto, sino quepreservaron la vida a los niños.

(56) Éxodo 1:18            
Y el rey de Egipto hizo llamar a las parteras y les dijo: ¿Por qué habéis hecho esto, que habéis preservado la vida a los niños?

(57) Éxodo 1:22            
Entonces Faraón mandó a todo su pueblo, diciendo: Echad al río a todo hijo que nazca, y a toda hija preservad la vida.

(58) Éxodo 19:13         
No lo tocará mano, porque será apedreado o asaeteado; sea animal o sea hombre, no vivirá. Cuando suene largamente la bocina, subirán al monte.

(59) Éxodo 22:18         
A la hechicera no dejarás que viva.

(60) Levítico 25:35
Y cuando tu hermano empobreciere y se acogiere a ti, tú lo ampararás; como forastero y extranjero vivirá contigo.

(61) Levítico 25:36
No tomarás de él usura ni ganancia, sino tendrás temor de tu Dios, y tu hermano vivirá contigo.

(62) Números 4:19
Para que cuando se acerquen al lugar santísimo vivan, y no mueran, haréis con ellos esto: Aarón y sus hijos vendrán y los pondrán a cada uno en su oficio y en su cargo.

(63) Números 14:38
Pero Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone quedaron con vida, de entre aquellos hombres que habían ido a reconocer la tierra.

(64) Números 22:33
El asna me ha visto, y se ha apartado luego de delante de mí estas tres veces; y si de mí no se hubiera apartado, yo también ahora te mataría a ti, y a ella dejaría viva.

(65) Números 24:23
Tomó su parábola otra vez, y dijo: ¡Ay! ¿quién vivirá cuando hiciere Dios estas cosas?

(66) Números 31:15
y les dijo Moisés: ¿Por qué habéis dejado con vida a todas las mujeres?

(67) Números 31:18
Pero a todas las niñas entre las mujeres, que no hayan conocido varón, las dejaréis con vida.

(68) Deuteronomio 4:1
Ahora, pues, oh Israel, oye los estatutos y decretos que yo os enseño, para que los ejecutéis, yviváis, y entréis y poseáis la tierra que Jehová el Dios de vuestros padres os da.

(69) Deuteronomio 4:33
¿Ha oído pueblo alguno la voz de Dios, hablando de en medio del fuego, como tú la has oído, sin perecer?

(70) Deuteronomio 5:26
Porque ¿qué es el hombre, para que oiga la voz del Dios viviente que habla de en medio del fuego, como nosotros la oímos, y aún viva?

(71) Deuteronomio 5:33
Andad en todo el camino que Jehová vuestro Dios os ha mandado, para que viváis y os vaya bien, y tengáis largos días en la tierra que habéis de poseer.

(72) Deuteronomio 6:24
Y nos mandó Jehová que cumplamos todos estos estatutos, y que temamos a Jehová nuestro Dios, para que nos vaya bien todos los días, y para que nos conserve la vida, como hasta hoy.

(73) Deuteronomio 8:1
Cuidaréis de poner por obra todo mandamiento que yo os ordeno hoy, para que viváis, y seáis multiplicados, y entréis y poseáis la tierra que Jehová prometió con juramento a vuestros padres.

(74, 75) Deuteronomio 8:3    
Y te afligió, y te hizo tener hambre, y te sustentó con maná, comida que no conocías tú, ni tus padres la habían conocido, para hacerte saber que no sólo de pan vivirá el hombre, mas de todo lo que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre.

(76) Deuteronomio 16:20
La justicia, la justicia seguirás, para que vivas y heredes la tierra que Jehová tu Dios te da.

(77) Deuteronomio 20:16
Pero de las ciudades de estos pueblos que Jehová tu Dios te da por heredad, ninguna personadejarás con vida,

(78) Deuteronomio 30:16
porque yo te mando hoy que ames a Jehová tu Dios, que andes en sus caminos, y guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para que vivas y seas multiplicado, y Jehová tu Dios te bendiga en la tierra a la cual entras para tomar posesión de ella.

(79) Deuteronomio 30:19
A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia;

(80) Deuteronomio 32:39
Ved ahora que yo, yo soy, y no hay dioses conmigo; yo hago morir, y yo hago vivir; yo hiero, y yo sano; y no hay quien pueda librar de mi mano.

(81) Deuteronomio 33:6
Viva Rubén, y no muera; Y no sean pocos sus varones.

(82) Josué 2:13
y que salvaréis la vida a mi padre y a mi madre, a mis hermanos y hermanas, y a todo lo que es suyo; y que libraréis nuestras vidas de la muerte.

(83) Josué 5:8
Y cuando acabaron de circuncidar a toda la gente, se quedaron en el mismo lugar en el campamento, hasta que sanaron.

(84) Josué 6:17
Y será la ciudad anatema a Jehová, con todas las cosas que están en ella; solamente Rahab la ramera vivirá, con todos los que estén en casa con ella, por cuanto escondió a los mensajeros que enviamos.

(85) Josué 6:25
Mas Josué salvó la vida a Rahab la ramera, y a la casa de su padre, y a todo lo que ella tenía; y habitó ella entre los israelitas hasta hoy, por cuanto escondió a los mensajeros que Josué había enviado a reconocer a Jericó.

(86) Josué 9:15
Y Josué hizo paz con ellos, y celebró con ellos alianza concediéndoles la vida; y también lo juraron los príncipes de la congregación.

(87) Josué 9:20
Esto haremos con ellos: les dejaremos vivir, para que no venga ira sobre nosotros por causa del juramento que les hemos hecho.

(88) Josué 9:21
Dijeron, pues, de ellos los príncipes: Dejadlos vivir; y fueron constituidos leñadores y aguadores para toda la congregación, concediéndoles la vida, según les habían prometido los príncipes.

(89) Josué 14:10
Ahora bien, Jehová me ha hecho vivir, como él dijo, estos cuarenta y cinco años, desde el tiempo que Jehová habló estas palabras a Moisés, cuando Israel andaba por el desierto; y ahora, he aquí, hoy soy de edad de ochenta y cinco años.

(90) Jueces 8:19
Y él dijo: Mis hermanos eran, hijos de mi madre. ¡Vive Jehová, que si les hubierais conservado la vida, yo no os mataría!

(91) Jueces 15:19
Entonces abrió Dios la cuenca que hay en Lehi; y salió de allí agua, y él bebió, y recobró su espíritu, y se reanimó. Por esto llamó el nombre de aquel lugar, En-hacore, el cual está en Lehi, hasta hoy.

(92) Jueces 21:14
Y volvieron entonces los de Benjamín, y les dieron por mujeres las que habían guardado vivasde las mujeres de Jabes-galaad; mas no les bastaron éstas.

(93) 1 Samuel 2:6
Jehová mata, y él da vida; El hace descender al Seol, y hace subir.

(94) 1 Samuel 10:24
Y Samuel dijo a todo el pueblo: ¿Habéis visto al que ha elegido Jehová, que no hay semejante a él en todo el pueblo? Entonces el pueblo clamó con alegría, diciendo: ¡Viva el rey!

(95) 1 Samuel 27:9
Y asolaba David el país, y no dejaba con vida hombre ni mujer; y se llevaba las ovejas, las vacas, los asnos, los camellos y las ropas, y regresaba a Aquis.

(96) 1 Samuel 27:11
Ni hombre ni mujer dejaba David con vida para que viniesen a Gat; diciendo: No sea que den aviso de nosotros y digan: Esto hizo David. Y esta fue su costumbre todo el tiempo que moró en la tierra de los filisteos.

(97) 2 Samuel 1:10
Yo entonces me puse sobre él y le maté, porque sabía que no podía vivir después de su caída; y tomé la corona que tenía en su cabeza, y la argolla que traía en su brazo, y las he traído acá a mi señor.

(98) 2 Samuel 8:2
Derrotó también a los de Moab, y los midió con cordel, haciéndolos tender por tierra; y midió dos cordeles para hacerlos morir, y un cordel entero para preservarles la vida; y fueron los moabitas siervos de David, y pagaron tributo.

(99) 2 Samuel 12:3
pero el pobre no tenía más que una sola corderita, que él había comprado y criado, y que había crecido con él y con sus hijos juntamente, comiendo de su bocado y bebiendo de su vaso, y durmiendo en su seno; y la tenía como a una hija.

(100, 101) 2 Samuel 16:16
Aconteció luego, que cuando Husai arquita, amigo de David, vino al encuentro de Absalón, dijo Husai: ¡Viva el rey, viva el rey!

(102) 1 Reyes 1:25
Porque hoy ha descendido, y ha matado bueyes y animales gordos y muchas ovejas, y ha convidado a todos los hijos del rey, y a los capitanes del ejército, y también al sacerdote Abiatar; y he aquí, están comiendo y bebiendo delante de él, y han dicho: ¡Viva el rey Adonías!

(103) 1 Reyes 1:31
Entonces Betsabé se inclinó ante el rey, con su rostro a tierra, y haciendo reverencia al rey, dijo:Viva mi señor el rey David para siempre.

(104) 1 Reyes 1:34
y allí lo ungirán el sacerdote Sadoc y el profeta Natán como rey sobre Israel, y tocaréis trompeta, diciendo: ¡Viva el rey Salomón!

(105) 1 Reyes 1:39
Y tomando el sacerdote Sadoc el cuerno del aceite del tabernáculo, ungió a Salomón; y tocaron trompeta, y dijo todo el pueblo: ¡Viva el rey Salomón!

(106) 1 Reyes 17:22
Y Jehová oyó la voz de Elías, y el alma del niño volvió a él, y revivió.

(107) 1 Reyes 18:5
Dijo, pues, Acab a Abdías: Ve por el país a todas las fuentes de aguas, y a todos los arroyos, a ver si acaso hallaremos hierba con que conservemos la vida a los caballos y a las mulas, para que no nos quedemos sin bestias.

(108) 1 Reyes 20:31
Entonces sus siervos le dijeron: He aquí, hemos oído de los reyes de la casa de Israel, que son reyes clementes; pongamos, pues, ahora cilicio en nuestros lomos, y sogas en nuestros cuellos, y salgamos al rey de Israel, a ver si por ventura te salva la vida.

(109) 1 Reyes 20:32
Ciñeron, pues, sus lomos con cilicio, y sogas a sus cuellos, y vinieron al rey de Israel y le dijeron: Tu siervo Ben-adad dice: Te ruego que viva mi alma. Y él respondió: Si él vive aún, mi hermano es.

(110) 2 Reyes 1:2
Y Ocozías cayó por la ventana de una sala de la casa que tenía en Samaria; y estando enfermo, envió mensajeros, y les dijo: Id y consultad a Baal-zebub dios de Ecrón, si he de sanar de esta mi enfermedad.

(111) 2 Reyes 4:7
Vino ella luego, y lo contó al varón de Dios, el cual dijo: Ve y vende el aceite, y paga a tus acreedores; y tú y tus hijos vivid de lo que quede.

(112) 2 Reyes 5:7
Luego que el rey de Israel leyó las cartas, rasgó sus vestidos, y dijo: ¿Soy yo Dios, que mate y dé vida, para que éste envíe a mí a que sane un hombre de su lepra? Considerad ahora, y ved cómo busca ocasión contra mí.

(113, 114) 2 Reyes 7:4
Si tratáremos de entrar en la ciudad, por el hambre que hay en la ciudad moriremos en ella; y si nos quedamos aquí, también moriremos. Vamos, pues, ahora, y pasemos al campamento de los sirios; si ellos nos dieren la vida¹viviremos²; y si nos dieren la muerte, moriremos.

(115) 2 Reyes 8:1
Habló Eliseo a aquella mujer a cuyo hijo él había hecho vivir, diciendo: Levántate, vete tú y toda tu casa a vivir donde puedas; porque Jehová ha llamado el hambre, la cual vendrá sobre la tierra por siete años.

(116, 117, 118) 2 Reyes 8:5
Y mientras él estaba contando al rey cómo había hecho vivir a un muerto, he aquí que la mujer, a cuyo hijo él había hecho vivir, vino para implorar al rey por su casa y por sus tierras. Entonces dijo Giezi: Rey señor mío, esta es la mujer, y este es su hijo, al cual Eliseo hizo vivir.

(119) 2 Reyes 8:8
Y el rey dijo a Hazael: Toma en tu mano un presente, y ve a recibir al varón de Dios, y consulta por él a Jehová, diciendo: ¿Sanaré de esta enfermedad?

(120) 2 Reyes 8:9
Tomó, pues, Hazael en su mano un presente de entre los bienes de Damasco, cuarenta camellos cargados, y fue a su encuentro, y llegando se puso delante de él, y dijo: Tu hijo Ben-adad rey de Siria me ha enviado a ti, diciendo: ¿Sanaré de esta enfermedad?

(121, 122) 2 Reyes 8:10
Y Eliseo le dijo: Ve, dile: Seguramente sanarás*. Sin embargo, Jehová me ha mostrado que él morirá ciertamente. *"viviendo, tu vivirás".

(123, 124) 2 Reyes 8:14
Y Hazael se fue, y vino a su señor, el cual le dijo: ¿Qué te ha dicho Eliseo? Y él respondió: Me dijo que seguramente sanarás*. *"viviendo, tu vivirás".

(125) 2 Reyes 10:19
Llamadme, pues, luego a todos los profetas de Baal, a todos sus siervos y a todos sus sacerdotes; que no falte uno, porque tengo un gran sacrificio para Baal; cualquiera que faltare no vivirá. Esto hacía Jehú con astucia, para exterminar a los que honraban a Baal.

(126) 2 Reyes 11:12
Sacando luego Joiada al hijo del rey, le puso la corona y el testimonio, y le hicieron rey ungiéndole; y batiendo las manos dijeron: ¡Viva el rey!

(127) 2 Reyes 13:21
Y aconteció que al sepultar unos a un hombre, súbitamente vieron una banda armada, y arrojaron el cadáver en el sepulcro de Eliseo; y cuando llegó a tocar el muerto los huesos de Eliseo, revivió, y se levantó sobre sus pies.

(128) 2 Reyes 14:17
Y Amasías hijo de Joás, rey de Judá, vivió después de la muerte de Joás hijo de Joacaz, rey de Israel, quince años.

(129) 2 Reyes 18:32
hasta que yo venga y os lleve a una tierra como la vuestra, tierra de grano y de vino, tierra de pan y de viñas, tierra de olivas, de aceite, y de miel; y viviréis, y no moriréis. No oigáis a Ezequías, porque os engaña cuando dice: Jehová nos librará.

(130) 2 Reyes 20:1
En aquellos días Ezequías cayó enfermo de muerte. Y vino a él el profeta Isaías hijo de Amoz, y le dijo: Jehová dice así: Ordena tu casa, porque morirás, y no vivirás.

(131) 2 Reyes 20:7
Y dijo Isaías: Tomad masa de higos. Y tomándola, la pusieron sobre la llaga, y sanó.

(132) 1 Crónicas 11:8
Y edificó la ciudad alrededor, desde Milo hasta el muro; y Joab reparó el resto de la ciudad.

(133) 2 Crónicas 23:11
Entonces sacaron al hijo del rey, y le pusieron la corona y el testimonio, y lo proclamaron rey; y Joiada y sus hijos lo ungieron, diciendo luego: ¡Viva el rey!

(134) 2 Crónicas 25:25
vivió Amasías hijo de Joás, rey de Judá, quince años después de la muerte de Joás hijo de Joacaz, rey de Israel.

(135) Nehemías 2:3   
Y dije al rey: Para siempre viva el rey. ¿Cómo no estará triste mi rostro, cuando la ciudad, casa de los sepulcros de mis padres, está desierta, y sus puertas consumidas por el fuego?

(136) Nehemías 4:2
Y habló delante de sus hermanos y del ejército de Samaria, y dijo: ¿Qué hacen estos débiles judíos? ¿Se les permitirá volver a ofrecer sus sacrificios? ¿Acabarán en un día? ¿Resucitarán de los montones del polvo las piedras que fueron quemadas?

(137) Nehemías 5:2
Había quien decía: Nosotros, nuestros hijos y nuestras hijas, somos muchos; por tanto, hemos pedido prestado grano para comer y vivir.

(138) Nehemías 9:6
Tú solo eres Jehová; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas, y los ejércitos de los cielos te adoran.

(139) Nehemías 9:29
Les amonestaste a que se volviesen a tu ley; mas ellos se llenaron de soberbia, y no oyeron tus mandamientos, sino que pecaron contra tus juicios, los cuales si el hombre hiciere, en ellosvivirá; se rebelaron, endurecieron su cerviz, y no escucharon.

(140) Ester 4:11
Todos los siervos del rey, y el pueblo de las provincias del rey, saben que cualquier hombre o mujer que entra en el patio interior para ver al rey, sin ser llamado, una sola ley hay respecto a él: ha de morir; salvo aquel a quien el rey extendiere el cetro de oro, el cual vivirá; y yo no he sido llamada para ver al rey estos treinta días.

(141) Job 7:16 
Abomino de mi vida; no he de vivir para siempre; Déjame, pues, porque mis días son vanidad.

(142) Job 14:14
Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir? Todos los días de mi edad esperaré, Hasta que venga mi liberación.

(143) Job 21:7
¿Por qué viven los impíos, y se envejecen, y aun crecen en riquezas?

(144) Job 33:4
El espíritu de Dios me hizo, y el soplo del Omnipotente me dio vida.

(145) Job 36:6
No otorgará vida al impío, pero a los afligidos dará su derecho.

(146) Job 42:16
Después de esto vivió Job ciento cuarenta años, y vio a sus hijos, y a los hijos de sus hijos, hasta la cuarta generación.

(147) Salmo 22:26
Comerán los humildes, y serán saciados; alabarán a Jehová los que le buscan; vivirá vuestro corazón para siempre.

(148) Salmo 22:29
Comerán y adorarán todos los poderosos de la tierra; se postrarán delante de él todos los que descienden al polvo, aun el que no puede conservar la vida a su propia alma.

(149) Salmo 30:3
Oh Jehová, hiciste subir mi alma del Seol; me diste vida, para que no descendiese a la sepultura.

(150) Salmo 33:19
Para librar sus almas de la muerte, y para darles vida en tiempo de hambre.

(151) Salmo 41:2          
Jehová lo guardará, y le dará vida; será bienaventurado en la tierra, y no lo entregarás a la voluntad de sus enemigos.

(152) Salmo 49:9         
Para que viva en adelante para siempre, y nunca vea corrupción.

(153) Salmo 69:32      
Lo verán los oprimidos, y se gozarán. Buscad a Dios, y vivirá vuestro corazón,

(154) Salmo 71:20       
Tú, que me has hecho ver muchas angustias y males, volverás a darme vida, y de nuevo me levantarás de los abismos de la tierra.

(155) Salmo 72:15       
Vivirá, y se le dará del oro de Sabá, y se orará por él continuamente; todo el día se le bendecirá.

(156) Salmo 80:18
Así no nos apartaremos de ti; vida nos darás, e invocaremos tu nombre.

(157) Salmo 85:6         
¿No volverás a darnos vida, para que tu pueblo se regocije en ti?

(158) Salmo 89:48
¿Qué hombre vivirá y no verá muerte? ¿Librará su vida del poder del Seol?

(159) Salmo 118:17
No moriré, sino que viviré, y contaré las obras de JAH.

(160) Salmo 119:17
Haz bien a tu siervo; que viva, y guarde tu palabra.

(161) Salmo 119:25
Abatida hasta el polvo está mi alma; vivifícame según tu palabra.

(162) Salmo 119:37
Aparta mis ojos, que no vean la vanidad; avívame en tu camino.

(163) Salmo 119:40
He aquí yo he anhelado tus mandamientos; vivifícame en tu justicia.

(164) Salmo 119:50
Ella es mi consuelo en mi aflicción, porque tu dicho me ha vivificado.

(165) Salmo 119:77
Vengan a mí tus misericordias, para que viva, porque tu ley es mi delicia.

(166) Salmo 119:88
Vivifícame conforme a tu misericordia, y guardaré los testimonios de tu boca.

(167) Salmo 119:93
Nunca jamás me olvidaré de tus mandamientos, porque con ellos me has vivificado.

(168) Salmo 119:107
Afligido estoy en gran manera; vivifícame, oh Jehová, conforme a tu palabra.

(169) Salmo 119:116
Susténtame conforme a tu palabra, y viviré; y no quede yo avergonzado de mi esperanza.

(170) Salmo 119:144
Justicia eterna son tus testimonios; dame entendimiento, y viviré.

(171) Salmo 119:149
Oye mi voz conforme a tu misericordia; oh Jehová, vivifícame conforme a tu juicio.

(172) Salmo 119:154
Defiende mi causa, y redímeme; vivifícame con tu palabra.

(173) Salmo 119:156
Muchas son tus misericordias, oh Jehová; vivifícame conforme a tus juicios.

(174) Salmo 119:159
Mira, oh Jehová, que amo tus mandamientos; vivifícame conforme a tu misericordia.

(175) Salmo 119:175
Viva mi alma y te alabe, Y tus juicios me ayuden.

(176) Salmo 138:7
Si anduviere yo en medio de la angustia, tú me vivificarás; contra la ira de mis enemigos extenderás tu mano, y me salvará tu diestra.

(177) Salmo 143:11
Por tu nombre, oh Jehová, me vivificarás; por tu justicia sacarás mi alma de angustia.

(178) Proverbios 4:4
Y él me enseñaba, y me decía: Retenga tu corazón mis razones, guarda mis mandamientos, yvivirás.

(179) Proverbios 7:2
Guarda mis mandamientos y vivirás, y mi ley como las niñas de tus ojos.

(180) Proverbios 9:6
Dejad las simplezas, y vivid, y andad por el camino de la inteligencia.

(181) Proverbios 15:27
Alborota su casa el codicioso; mas el que aborrece el soborno vivirá.

(182) Eclesiastés 6:3
Aunque el hombre engendrare cien hijos, y viviere muchos años, y los días de su edad fueren numerosos; si su alma no se sació del bien, y también careció de sepultura, yo digo que un abortivo es mejor que él.

(183) Eclesiastés 6:6
Porque si aquél viviere mil años dos veces, sin gustar del bien, ¿no van todos al mismo lugar?

(184) Eclesiastés 7:12
Porque escudo es la ciencia, y escudo es el dinero; mas la sabiduría excede, en que da vida a sus poseedores.

(185) Eclesiastés 11:8
pero aunque un hombre viva muchos años, y en todos ellos tenga gozo, acuérdese sin embargo que los días de las tinieblas serán muchos. Todo cuanto viene es vanidad.

(186) Isaías 7:21
Acontecerá en aquel tiempo, que criará un hombre una vaca y dos ovejas;

(187) Isaías 26:14
Muertos son, no viviránhan fallecido, no resucitarán; porque los castigaste, y destruiste y deshiciste todo su recuerdo.

(188) Isaías 26:19
Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán. ¡Despertad y cantad, moradores del polvo! porque tu rocío es cual rocío de hortalizas, y la tierra dará sus muertos.

(189) Isaías 38:1
En aquellos días Ezequías enfermó de muerte. Y vino a él el profeta Isaías hijo de Amoz, y le dijo: Jehová dice así: Ordena tu casa, porque morirás, y no vivirás.

(190) Isaías 38:9
Escritura de Ezequías rey de Judá, de cuando enfermó y sanó de su enfermedad:

(191, 192) Isaías 38:16
Oh Señor, por todas estas cosas los hombres vivirán, y en todas ellas está la vida de mi espíritu; pues tú me restablecerás, y harás que viva.

(193) Isaías 38:21
Y había dicho Isaías: Tomen masa de higos, y pónganla en la llaga, y sanará.

(194) Isaías 55:3
Inclinad vuestro oído, y venid a mí; oíd, y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros pacto eterno, las misericordias firmes a David.

(195, 196) Isaías 57:15
Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritupara hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados.

(197) Jeremías 21:9
El que quedare en esta ciudad morirá a espada, de hambre o de pestilencia; mas el que saliere y se pasare a los caldeos que os tienen sitiados, vivirá, y su vida le será por despojo.

(198) Jeremías 27:12
Hablé también a Sedequías rey de Judá conforme a todas estas palabras, diciendo: Someted vuestros cuellos al yugo del rey de Babilonia, y servidle a él y a su pueblo, y vivid.

(199) Jeremías 27:17
No los oigáis; servid al rey de Babilonia y vivid; ¿por qué ha de ser desolada esta ciudad?

(200) Jeremías 35:7
ni edificaréis casa, ni sembraréis sementera, ni plantaréis viña, ni la retendréis; sino que moraréis en tiendas todos vuestros días, para que viváis muchos días sobre la faz de la tierra donde vosotros habitáis.

(201, 202) Jeremías 38:2
Así ha dicho Jehová: El que se quedare en esta ciudad morirá a espada, o de hambre, o de pestilencia; mas el que se pasare a los caldeos vivirá, pues su vida le será por botín, y vivirá.

(203, 204) Jeremías 38:17
Entonces dijo Jeremías a Sedequías: Así ha dicho Jehová Dios de los ejércitos, Dios de Israel: Si te entregas en seguida a los príncipes del rey de Babilonia, tu alma vivirá, y esta ciudad no será puesta a fuego, y vivirás tú y tu casa.

(205) Jeremías 38:20
Y dijo Jeremías: No te entregarán. Oye ahora la voz de Jehová que yo te hablo, y te irá bien y vivirás*ותחי נפשך  "vivirá tu alma".

(206) Jeremías 49:11
Deja tus huérfanos, yo los criaré; y en mí confiarán tus viudas.

(207) Lamentaciones 4:20    
El aliento de nuestras vidas, el ungido de Jehová, de quien habíamos dicho: A su sombra tendremos vida entre las naciones, fue apresado en sus lazos.

(208) Ezequiel 3:18
Cuando yo dijere al impío: De cierto morirás; y tú no le amonestares ni le hablares, para que el impío sea apercibido de su mal camino a fin de que viva, el impío morirá por su maldad, pero su sangre demandaré de tu mano.

(209, 210) Ezequiel 3:21
Pero si al justo amonestares para que no peque, y no pecare, de cierto vivirá*, porque fue amonestado; y tú habrás librado tu alma. *"viviendo, él vivirá".

(211) Ezequiel 13:18
y di: Así ha dicho Jehová el Señor: ¡Ay de aquellas que cosen vendas mágicas para todas las manos, y hacen velos mágicos para la cabeza de toda edad, para cazar las almas! ¿Habéis de cazar las almas de mi pueblo, para mantener así vuestra propia vida*?
-  ¿y vais a asegurar la vida de vuestras propias almas? BJ.

(212, 213) Ezequiel 13:19
¿Y habéis de profanarme entre mi pueblo por puñados de cebada y por pedazos de pan, matando a las personas que no deben morir, y dando vida a las personas que no deben vivir, mintiendo a mi pueblo que escucha la mentira?

(214) Ezequiel 13:22
Por cuanto entristecisteis con mentiras el corazón del justo, al cual yo no entristecí, y fortalecisteis las manos del impío, para que no se apartase de su mal camino, infundiéndole ánimo,

(215, 216) Ezequiel 16:6
Y yo pasé junto a ti, y te vi sucia en tus sangres, y cuando estabas en tus sangres te dije: ¡Vive! Sí, te dije, cuando estabas en tus sangres: ¡Vive!

(217, 218) Ezequiel 18:9
en mis ordenanzas caminare, y guardare mis decretos para hacer rectamente, éste es justo; éstevivirá*, dice Jehová el Señor. *"viviendo, él vivirá". 

(219) Ezequiel 18:13
prestare a interés y tomare usura; ¿vivirá éste? No vivirá. Todas estas abominaciones hizo; de cierto morirá, su sangre será sobre él.

(220, 221) Ezequiel 18:17
apartare su mano del pobre, interés y usura no recibiere; guardare mis decretos y anduviere en mis ordenanzas; éste no morirá por la maldad de su padre; de cierto vivirá*. *"viviendo, él vivirá".

(222, 223) Ezequiel 18:19
Y si dijereis: ¿Por qué el hijo no llevará el pecado de su padre? Porque el hijo hizo según el derecho y la justicia, guardó todos mis estatutos y los cumplió, de cierto vivirá*. *"viviendo, él vivirá".

(224, 225) Ezequiel 18:21
Mas el impío, si se apartare de todos sus pecados que hizo, y guardare todos mis estatutos e hiciere según el derecho y la justicia, de cierto vivirá*; no morirá. *"viviendo, él vivirá".

(226) Ezequiel 18:22
Todas las transgresiones que cometió, no le serán recordadas; en su justicia que hizo vivirá.

(227) Ezequiel 18:23
¿Quiero yo la muerte del impío? dice Jehová el Señor. ¿No vivirá, si se apartare de sus caminos?

(228) Ezequiel 18:27
Y apartándose el impío de su impiedad que hizo, y haciendo según el derecho y la justicia, hará vivir su alma.

(229, 230) Ezequiel 18:28
Porque miró y se apartó de todas sus transgresiones que había cometido, de cierto vivirá*; no morirá. *"viviendo, él vivirá".

(231) Ezequiel 18:32  
Porque no quiero la muerte del que muere, dice Jehová el Señor; convertíos, pues, y viviréis.

(232) Ezequiel 20:25
Por eso yo también les di estatutos que no eran buenos, y decretos por los cuales no podrían vivir.

(233) Ezequiel 33:10
Tú, pues, hijo de hombre, di a la casa de Israel: Vosotros habéis hablado así, diciendo: Nuestras rebeliones y nuestros pecados están sobre nosotros, y a causa de ellos somos consumidos; ¿cómo, pues, viviremos?

(234) Ezequiel 33:11
Diles: Vivo yo, dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos; ¿por qué moriréis, oh casa de Israel?

(235) Ezequiel 33:12
Y tú, hijo de hombre, di a los hijos de tu pueblo: La justicia del justo no lo librará el día que se rebelare; y la impiedad del impío no le será estorbo el día que se volviere de su impiedad; y el justo no podrá vivir por su justicia el día que pecare.

(236, 237) Ezequiel 33:13
Cuando yo dijere al justo: De cierto vivirás*, y él confiado en su justicia hiciere iniquidad, todas sus justicias no serán recordadas, sino que morirá por su iniquidad que hizo. *"viviendo, tu vivirás".

(238, 239) Ezequiel 33:15
si el impío restituyere la prenda, devolviere lo que hubiere robado, y caminare en los estatutos de la vida, no haciendo iniquidad, vivirá ciertamente* y no morirá. *"viviendo, él vivirá".

(240, 241) Ezequiel 33:16
No se le recordará ninguno de sus pecados que había cometido; hizo según el derecho y la justicia; vivirá ciertamente**"viviendo, él vivirá".

(242) Ezequiel 33:19
Y cuando el impío se apartare de su impiedad, e hiciere según el derecho y la justicia, vivirá por ello.

(243) Ezequiel 37:3
Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes.

(244) Ezequiel 37:5
Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis.

(245) Ezequiel 37:6
Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová.

(246) Ezequiel 37:9
Y me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha dicho Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán.

(247) Ezequiel 37:10
Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo.

(248) Ezequiel 37:14
Y pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis que yo Jehová hablé, y lo hice, dice Jehová.

(249) Ezequiel 47:9
Y toda alma viviente que nadare por dondequiera que entraren estos dos ríos, vivirá; y habrá muchísimos peces por haber entrado allá estas aguas, y recibirán sanidad; y vivirá todo lo que entrare en este río.

(250, 251) Oseas 6:2
Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él.

(252) Oseas 14:7
Volverán y se sentarán bajo su sombra; serán vivificados como trigo, y florecerán como la vid; su olor será como de vino del Líbano.

(253) Amós 5:4
Pero así dice Jehová a la casa de Israel: Buscadme, y viviréis;

(254) Amós 5:6
Buscad a Jehová, y vivid; no sea que acometa como fuego a la casa de José y la consuma, sin haber en Bet-el quien lo apague.

(255) Amós 5:14
Buscad lo bueno, y no lo malo, para que viváis; porque así Jehová Dios de los ejércitos estará con vosotros, como decís.

(256) Habacuc 2:4
He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; mas el justo por su fe vivirá.

(257) Habacuc 3:2      
Oh Jehová, he oído tu palabra, y temí. Oh Jehová, aviva tu obra en medio de los tiempos, en medio de los tiempos hazla conocer; en la ira acuérdate de la misericordia.

(258) Zacarías 1:5      
Vuestros padres, ¿dónde están? y los profetas, ¿han de vivir para siempre?

(259) Zacarías 10:9   
Bien que los esparciré entre los pueblos, aun en lejanos países se acordarán de mí; y vivirán con sus hijos, y volverán.

(260) Zacarías 13:3   
Y acontecerá que cuando alguno profetizare aún, le dirán su padre y su madre que lo engendraron: No vivirás, porque has hablado mentira en el nombre de Jehová; y su padre y su madre que lo engendraron le traspasarán cuando profetizare.